Lunes, 18 Octubre 2021 10:10

Una misión religiosa de los Estados Unidos sigue cautiva en Haití: interviene el FBI

El hecho es atribuído a "pandilleros". Los gobiernos de la nación norteamericana y del país caribeño procuran la liberación de los rehenes. Cinco son menores.

Maison La Providence de Dieu Maison La Providence de Dieu NA-Last Times News

Funcionarios estadounidenses están trabajando con las autoridades haitianas para tratar de asegurar la liberación de 12 adultos y cinco niños de un grupo misionero con sede en los Estados Unidos que fueron secuestrados durante el fin de semana por una pandilla conocida por sus homicidios, secuestros y extorsiones en Haití.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, afirmó este martes en rueda de prensa que el FBI “es parte de un esfuerzo coordinado del Gobierno de los Estados Unidos” para que los ciudadanos estadounidenses involucrados en el suceso “estén a salvo”, informa la cadena CNN.

El grupo fue secuestrado por la banda 400 Mawozo, que controla el área de Croix-des-Bouquets al este de la capital de Puerto Príncipe, dijo el domingo a The Associated Press el inspector de policía Frantz Champagne. El secuestro ocurrió el sábado en la comunidad de Ganthier, que se encuentra en el área de la pandilla. También se atribuye a la banda el secuestro de cinco sacerdotes y dos monjas a principios de este año.

Mientras que las autoridades buscaban la liberación de los 16 estadounidenses y un canadiense con Christian Aid Ministries, con sede en Ohio, los sindicatos locales y otras organizaciones esperaban lanzar una huelga el lunes para protestar por el empeoramiento de la inseguridad en Haití.

Las calles de Puerto Príncipe y otras ciudades estaban prácticamente vacías ya que los conductores de transporte público se quedaban en casa. Empresas y escuelas también cerraron para unirse a la huelga.

Barricadas de llantas en llamas cerraron algunas calles en la capital y en otras ciudades, incluida Les Cayes en el sur de Haití, y algunas personas arrojaron piedras a los automóviles que pasaban.

Solo un puñado de mototaxis como Marc Saint-Pierre recorrió Port-au-Prince en busca de clientes. Dijo que fue atacado por trabajar el lunes, pero que no tuvo otra opción.

"Tengo hijos y hoy tengo que llevar comida a mi casa", confió el conductor a la agencia Associated Press.

La nación más pobre del hemisferio occidental está luchando nuevamente contra un aumento en los secuestros relacionados con pandillas que había disminuido en los últimos meses, luego de que el presidente Jovenel Moïse fuera asesinado a tiros en su residencia privada el 7 de julio y un terremoto de magnitud 7.2 mató a más de 2.200 personas en agosto.

“Todo el mundo está preocupado. Están secuestrando a personas de todas las clases sociales ”, dijo Méhu Changeux, presidente de la Asociación de Propietarios y Conductores de Haití, a la estación de radio Magik9.

Dijo que el paro laboral continuará hasta que el gobierno pueda garantizar la seguridad de las personas.

El secuestro de los misioneros se produjo pocos días después de que funcionarios estadounidenses de alto nivel visitaran Haití y prometieran más recursos para la Policía Nacional de Haití, incluidos otros $ 15 millones para ayudar a reducir la violencia de las pandillas, que este año ha desplazado a miles de haitianos que ahora viven en refugios temporales en condiciones cada vez más antihigiénicas.

El Departamento de Estado de EE. UU. Dijo el domingo que estaba en contacto regular con las principales autoridades haitianas y que continuaría trabajando con ellas y sus socios interinstitucionales.

"El bienestar y la seguridad de los ciudadanos estadounidenses en el extranjero es una de las más altas prioridades del Departamento de Estado", dijo la agencia en un comunicado.

Christian Aid Ministries dijo que el grupo secuestrado incluía a siete mujeres, cinco hombres y cinco niños, incluido un niño de dos años. La organización dijo que los llevaron durante un viaje para visitar un orfanato. Un letrero en la puerta de la sede de la organización en Berlín, Ohio, el centro del turismo Amish, decía que estaba cerrada debido a la situación del secuestro.

“Únase a nosotros para orar por aquellos que están siendo rehenes, los secuestradores y las familias, amigos e iglesias de los afectados. Como organización, encomendamos esta situación a Dios y confiamos en que Él nos ayudará", dijo Christian Aid Ministries en un comunicado".

Un informe anual emitido el año pasado por Christian Aid Ministries dijo que su personal estadounidense había regresado a su base en Haití después de una ausencia de nueve meses "debido a disturbios políticos" y señaló la "incertidumbre y dificultades" que surgen de tal inestabilidad.

Hace casi un año, la policía haitiana emitió un cartel de búsqueda del presunto líder de la banda 400 Mawozo, Wilson Joseph, por cargos que incluyen asesinato, intento de asesinato, secuestro, robo de automóviles y secuestro de camiones que transportaban mercancías.

Se le conoce con el sobrenombre de "Lanmò Sanjou", que significa "la muerte no sabe qué día vendrá".

En medio del aumento en los secuestros, las pandillas han exigido rescates que van desde un par de cientos de dólares hasta más de $ 1 millón, a veces matando a los que han secuestrado, según las autoridades.

Al menos 328 secuestros fueron reportados a la Policía Nacional de Haití en los primeros ocho meses de 2021, en comparación con un total de 234 para todo 2020, dijo un informe el mes pasado de la Oficina Integrada de las Naciones Unidas en Haití.

Las pandillas han sido acusadas de secuestrar a escolares, médicos, policías, autobuses llenos de pasajeros y otros a medida que se vuelven más poderosos. En abril, un hombre que decía ser el líder de 400 Mawozo dijo a una estación de radio que era responsable del secuestro de cinco sacerdotes, dos monjas y tres familiares de uno de los sacerdotes ese mes. Posteriormente fueron puestos en libertad.

El aumento en los secuestros y la violencia relacionada con las pandillas ha obligado a los haitianos a tomar desvíos en ciertas áreas controladas por las pandillas, mientras que otros optan por quedarse en casa, lo que a su vez significa menos dinero para personas como Charles Pierre, un conductor de mototaxi en Puerto Príncipe. que tiene varios hijos que alimentar.

 

 

Escrito por Noticias Argentinas
Buenos Aires, NA