Publicado el 14 de Julio de 2022 - 12:17 | Última actualización: 14 de Julio de 2022 - 14:24

Transcurrido más de un año del magnicidio, Haití se convirtió en un infierno

Aproximadamente 89 personas asesinadas y 16 desaparecidas es el saldo de la guerra entre bandas armadas, denunció en Puerto Príncipe la Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos.

Una pueblada en Puerto Príncipe. Una pueblada en Puerto Príncipe. NA-Reuters

Aproximadamente 89 personas fueron asesinadas, mientras que otras 16 se encuentran desaparecidas, producto de la guerra entre pandillas en un barrio de la capital de Haití, denunció en Puerto Príncipe la organización Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos (RNDDH).

Además, la escasez de combustible agudizó la tensión y este miércoles 13 de julio, los ciudadanos salieron a las calles a protestar, informó el sitio France24.com

De las personas asesinadas, 21 fueron quemadas vivas, aseguró RNDDH, organización que criticó además que la inacción de la Policía Nacional haitiana ante los encontronazos de las bandas armadas G-9 y G-PEP. 

LEÉ: La ONU reportó más de 200 muertos por violencia entre bandas en Haití

La ONG del país caribeño precisó que el pasado jueves, 7 de julio, en horas de la madrugada, se inició el ataque en el barrio de Nan Brooklyn, perteneciente a Cité Soleil, en Puerto Príncipe, por parte de la coalición de bandas armadas conocida como G-9 y Fanmi e Alye, las cuales tienen como objetivo desalojar al líder del grupo armado G-PEP, Gabriel Jean Pierre, alias 'Ti Gabriel' o 'Gabo'.

En el ataque fueron destruidas 127 casas, algunas con maquinaria pesada, en tanto que otras resultaron incendiadas; al día siguiente, fueron asesinadas aproximadamente 47 personas, de las cuales 16 eran miembros de la banda G-PEP.

La RNDDH también expresó su rechazo a que el Gobierno, encabezado actualmente de manera interina por Ariel Henry tras el magnicidio de Jovenel Moïse el pasado julio de 2021, utilice bandas armadas para establecer un clima de “terror” en el país y que además suministre a estas pandillas los insumos necesarios para realizar los ataques.

LEÉ: Haití: un cadáver frente al Palacio Nacional mostró la degradación de un país

"Para llevar a cabo esta nueva guerra, el Centro Nacional de Equipamiento (CNE) —una institución estatal— proporcionó al G-9 y a Fanmi e Alye maquinaria pesada para destruir casas y construir un pasadizo hasta el reducto de Jean Pierre", aseguró la organización.

No es la primera vez que ese barrio de Puerto Príncipe es atacado ya que en mayo de 2020 fueron asesinadas 34 personas, entre las cuales se identificó a tres niños menores de edad y seis mujeres.

En junio y julio de aquel año se realizaron diversos ataques esporádicos y fallecieron 111 personas, con 48 personas desaparecidas.

En 2021, nuevamente en mayo, se perpetraron varios ataques armados que generaron la muerte violenta de 44 personas y dejaron siete desaparecidas.

En la actualidad, miles de personas se encuentran atrapadas y sin comida ni agua dentro de la localidad asediada, según información suministrada por un pastor religioso de la localidad.

La crisis se profundiza con la escasez de combustible

Desde hace tres años, Haití enfrenta una severa escasez de combustible, condimento que suma problemas.

Ante la crisis, el precio aumenta cada día más, pues el mercado informal se adueñó del negocio y lo vende a más de 12,8 dólares el galón, más del doble del precio establecido para las estaciones de servicio, que desde hace semanas se encuentran cerradas, al igual que las oficinas públicas y privadas.

Este miércoles, se volvieron a observar grandes colas a las afueras de las estaciones; entonces, los ciudadanos que tenían esperanzas de llenar los tanques, se encontraron con la falta de suministro y salieron a las calles para bloquear carreteras en el centro de la capital, donde prendieron diversos objetos a modo de protesta.

“Cada vez que quieren subir los precios de los combustibles alegan que hay escasez. Eso no es cierto. Hay existencias. No hay necesidad de causar dolor a la gente. No podrán hacerlo. Si están decididos a subir los precios del petróleo, prenderemos fuego al país y todos desaparecerán”, expresó uno de los ciudadanos participante de las marchas.

Otro grupo de manifestantes aseguró que continuarán con las protestas, por lo que alertó a los ciudadanos a no salir de sus casas con los autos.

Ante la situación de violencia por las bandas armadas, dos barcos cargados con combustible no pudieron descargar en el puerto en las últimas horas, pues los camiones encargados de hacer la distribución a las estaciones de servicio no se acercan a la terminal por razones de seguridad, completó el canal francés.

Escrito por Noticias Argentinas
NA - Buenos Aires, Argentina