Publicado el Lunes, 14 Febrero 2022 10:40
Especial Newsweek Argentina

Sorprendente hallazgo científico en el fondo de la fosa de Atacama

Se encontraron vastos campos de pepinos de mar y enormes zarcillos de bacterias a más de 26.000 pies bajo la superficie del océano.

Científicos Científicos NA-Newsweek Argentina

Vastos campos de pepinos de mar y enormes zarcillos de bacterias que viven sin la energía del sol han sido filmados a profundidades de más de 26.000 pies bajo la superficie del océano en la Fosa de Atacama de Chile.

El fundador de Caladan Oceanic, Víctor Vescovo y Osvaldo Ulloa, del Departamento de Oceanografía de la Universidad de Concepción, Chile, se sumergieron a más de 26,000 pies bajo la superficie del Océano Pacífico frente a las costas de Perú y el ya mencionado país trasandino y alcanzaron el punto más profundo en esa parte del océano por primera vez el 24 de enero. La vida que encontraron allí los asombró.

"Se les llama holoturianos, también conocidos como pepinos de mar. Probablemente vimos más pepinos de mar en el fondo de esta fosa que en cualquier otra fosa. Creemos que eso se debe a que la cantidad de nutrientes que fluyen hacia la cuenca de Atacama es mucho mayor que en la mayoría de las otras fosas oceánicas,», dijo a Newsweek Vescovo, excomandante de la Marina de los Estados Unidos".

El investigador añadió: "Incluso caractericé los ‘campos’ de holoturias que vi casi como uno de los pastos que veo con las vacas en Texas. Estaban en todas partes, dándose un festín con la comida que había llegado de las partes más altas del océano. Fue genial ver todas estas criaturas en todas sus formas".

La compañía de Vescovo, Caladan Oceanic, trabajó con varios científicos destacados de la comunidad científica chilena, incluido el biólogo marino Ruben Escribano de la Universidad de Concepción para la expedición.

La compañía les proporcionó el hardware utilizado en las inmersiones: una embarcación para dos personas llamada Limiting Factor capaz de llevar a los humanos a algunos de los entornos más extremos de la Tierra.

Junto con los pepinos de mar, el equipo encontró enormes «esteras» de bacterias que son algunos de los únicos organismos conocidos en la Tierra que sobreviven sin la energía del sol. Lo hacen a través de un proceso llamado quimiosíntesis, que permite que las formas de vida obtengan la energía que necesitan para sobrevivir directamente del metano y los minerales producidos en el fondo del océano.

«Creo que las esteras bacterianas y la evidencia de quimiosíntesis en las fisuras de las rocas es uno de los principales hallazgos científicos de esta expedición», dijo Vescovo. .

El doctor Ulloa expresó: «Antes de que comenzáramos nuestras expediciones en 2018, hubo mucho debate sobre la prevalencia de la quimiosíntesis. Solo hubo un puñado de observaciones. Pero personalmente he visto evidencia de quimiosíntesis con mis propios ojos en múltiples trincheras en todo el mundo. Es un forma de vida inusual y fue genial verla».

La inmersión a la Fosa de Atacama es una de las muchas que las fosas oceánicas de la Tierra realizaron Vescovo y su equipo.

Las fosas oceánicas representan los puntos más profundos conocidos en la Tierra. Son depresiones en forma de V que se extienden más allá del lecho marino.

Vescovo se sumergió en los cinco puntos más profundos de los océanos de la Tierra en 2018 y 2019.

Esto incluyó Challenger Deep, en Maraina Trench, que se extiende alrededor de 36,200 pies debajo de la superficie del océano.

En cuanto a copilotar una misión a los entornos más extremos del planeta, Vescovo dijo: «No me asusto en absoluto. Incluso cuando empecé a bucear en el sumergible". 

«He realizado alrededor de 70 inmersiones, la mayoría de ellas a más de 6000 metros, así que para mí es como cuando me subo a un avión… Solo me preocupo por la electrónica y la mecánica, y si surge algo, te ocupas de ello», concluyó.

Escrito por Noticias Argentinas
Buenos Aires, NA
Última actualización: Lunes, 14 Febrero 2022 15:26