Miércoles, 17 Febrero 2021 18:37

Otra jornada de incidentes en España tras la detención del rapero Pablo Hasél

El foco del conflicto volvió a ser Barcelona donde hubo duros choques con la Policía. Pero también se registraron incidentes en Madrid

Quemaron infinidad de contenedores. Quemaron infinidad de contenedores.

Una nueva jornada de incidentes, por segundo día consecutivo, se registró hoy en España, en especial en Barcelona, tras la detención del rapero Pablo Hasél, acusado por enaltecimiento del terrorismo e injurias a la corona de ese país europeo.

Se produjeron disturbios en horas de la tarde y de la noche de España tanto en Barcelona como en Madrid y en otras localidades, en protesta por la aprehensión de Hasél, llevada a cabo este martes en la Universidad de Lleida.

Tras los desmanes de la víspera, en los que una manifestante perdió un ojo por el impacto de una bala de goma -según se supo en las últimas horas- nuevos incidentes de registraron hoy, mientras en España la detención del rapero reactivó el debate sobre la libertad de expresión.

Hasél fue detenido para cumplir una pena de nueve meses de prisión que le impuso la Audiencia Nacional por enaltecimiento del terrorismo e injurias a la corona por sus tuits y canciones, y miles de manifestantes se volcaron a las calles tanto este martes como hoy para reclamar su liberación.

Este miércoles por la noche ardieron contenedores en calles de Barcelona, en tanto la Policía de la Generalidad-Mossos d'Esquadra cargó contra los seguidores del rapero y disparó balas de gomas en un intento por dispersarlos.

En tanto, en otras ciudades, los manifestantes quemaron cestos de basura en Girona, en la plaza Mercadal, y formaron barricadas en calles adyacentes, mientras en Tarragona, cortaron un carril de la autovía A-7 con dirección Valencia, informaron medios de prensa locales.

Por su parte, un grupo de congregados en la Puerta del Sol de Madrid en apoyo a Hasél protagonizó varias escenas de tensión y enfrentamiento con agentes de la Policía Nacional.

También seguidores del rapero, cuyo verdadero nombre es Pablo Rivadulla Duró, de 32 años, quemaron contenedores en las inmediaciones y ante la cárcel de Ponent en Lleida, en la que se encuentra el cantante, y por el centro de la ciudad, lo que motivó la intervención de la Policía.

Este miércoles, hasta las 22:00 (hora de España) seis personas habían sido detenidas con motivo de los disturbios, una en Barcelona; tres, en Lleida y dos, en Tarragona.

Fuentes cercanas a los comandantes policiales aseguraron que los altercados de hoy en Barcelona fueron "más graves" que los del martes, según publicó el diario La Vanguardia.

En ese contexto, diferentes grupos de manifestantes formaron barricadas en la Via Augusta y quemando contenedores en el cruce entre la calle Pelai y la Ronda Universitat, en Barcelona.

Este miércoles por la tarde se confirmó que una joven de 19 años perdió un ojo por el impacto de una bala de goma en su rostro en la víspera en esa misma ciudad.

La manifestante, internada en el Hospital Clínic de Barcelona, sufrió un estallido del globo ocular, está grave, pero no se teme por su vida, según informó la prensa local.

El balance de la primera jornada de movilizaciones por la detención de Hasél fue de 18 detenidos y 33 heridos.

Vía redes sociales, la Policía solicitó en las últimas horas a la ciudadanía que no se acercara a la zona de los Jardinets de Gràcia, donde centenares de personas se habían concentrado más temprano para protestar contra el encarcelamiento de Hasél, gritando lemas como "Catalunya antifeixista".

La condena al rapero por sus tuits y canciones que según los jueces enaltecían el terrorismo de ETA e injuriaban a la corona y a las fuerzas de seguridad volvió a reabrir el debate sobre la libertad de expresión en España y el excesivo castigo de los denominados delitos de opinión.

Escrito por Noticias Argentinas
Buenos Aires, NA