Jueves, 04 Febrero 2021 19:22

Super Bowl: recomiendan mirarlo por TV y se extreman las medidas de seguridad para la previa

Preocupa en las fuerzas de seguridad posibles hechos como los ocurridos en el Capitolio, por lo que se extremaron las medidas para evitar ese tipo de actos.

Estadio Raymond James, en Tampa, Florida. Estadio Raymond James, en Tampa, Florida. CNN.

El próximo domingo se disputará una nueva edición del Super Bowl, que en este caso tendrá a los Tampa Bay Buccaneers frente a los vigentes campeones, los Kansas City Chiefs, pero ante la pandemia por coronavirus se decidió vender apenas 22 mil localidades para el evento, algo menos de un tercio de la capacidad del estadio Raymond James, mientras los organismos de seguridad extreman las medidas antes del gran juego por temor a eventos terroristas internos.

La restricción en la venta de boletos provocó que dos de cada tres asientos del estadio de Tampa Bay quedaran vacíos, por lo que esta edición del Super Bowl será la de menor asistencia de la historia. Mientras tanto, preocupa en las fuerzas de seguridad posibles hechos como los ocurridos en el Capitolio, por lo que se extremaron las medidas para evitar ese tipo de actos.

En ese sentido, el subsecretario interino del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés), David Pekoske, remarcó que la preocupación está en el terrorismo interno y el objetivo es garantizarle al público que el juego y los lugares circundantes serán seguros. "En este momento, un área particular de preocupación es el extremismo violento interno", afirmó Pekoske, en refencia al boletín de amenazas terroristas recientemente publicado por el DHS durante una conferencia de prensa el miércoles con la National Football League (NFL) y funcionarios encargados de hacer cumplir la ley.

"No hubo ajustes específicos a las operaciones debido a la insurrección en el Capitolio de Estados Unidos, pero hay un mayor énfasis en el trabajo de investigación e inteligencia con respecto a esas amenazas", indicó Pekoske, quien agregó: "No vemos una amenaza creíble específica para este evento, pero queremos estar preparados".

Más de 500 miembros del personal del DHS ayudan con la seguridad del Super Bowl, junto con el equipo de seguridad de la NFL, el FBI y el Departamento de Policía de Tampa, Florida. Los funcionarios recordaron al público que el trascendental juego es una "zona prohibida para los drones" y que la gente podría enfrentarse a fuertes multas si infringe las reglas.
 
Mientras tanto, autoridades de la salud recomendaron a las personas mirar el juego por televisión y en sus casas para evitar juntadas masivas y así evitar la propagación del coronavirus.

Escrito por Noticias Argentinas
Buenos Aires, NA