| Última actualización:01 de Septiembre de 2022 - 09:53

Los inspectores de la ONU llegaron a la planta nuclear de Ucrania después de los bombardeos

Mientras estuvieron demorados, el líder del equipo afirmó que seguían decididos a llegar a la planta para evaluar el riesgo de un desastre.

El director general del OIEA, Rafael Mariano Grossi, sale de un hotel cuando la misión del Organismo Internacional de Energía Atómica parte para una visita a la planta de energía nuclear de Zaporiyia El director general del OIEA, Rafael Mariano Grossi, sale de un hotel cuando la misión del Organismo Internacional de Energía Atómica parte para una visita a la planta de energía nuclear de Zaporiyia NA-Reuters-Anna Voitenko

Un equipo de expertos de la ONU llegó el jueves al complejo de la planta atómica Zaporiyia de Ucrania para evaluar el riesgo de un desastre por radiación después de demorarse varias horas debido a los bombardeos cerca del lugar..

Rusia y Ucrania se acusaron mutuamente de intentar sabotear la misión de la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA) a la planta en el centro sur de Ucrania, que está controlada por fuerzas rusas pero operada por personal ucraniano.

Las condiciones en la planta nuclear, la más grande de Europa, se han estado desmoronando durante semanas, con Moscú y Kiev intercambiando culpas regularmente por los bombardeos en los alrededores y alimentando los temores de un desastre de radiación al estilo de Chernobyl.

Un reportero de Reuters vio llegar al equipo del OIEA en un gran convoy con una fuerte presencia de soldados rusos cerca. Una fuente ucraniana con conocimiento de la situación dijo a Reuters que la misión "podría resultar más corta de lo planeado".

Anteriormente, Energoatom informó que los bombardeos rusos habían forzado el cierre de uno de los dos únicos reactores operativos en el sitio, mientras que Moscú refutó que había frustrado un intento ucraniano de apoderarse de la planta.

Un reportero de Reuters en la cercana ciudad de Enerhodar, controlada por Rusia, comprobó que un edificio residencial fue alcanzado por los bombardeos, lo que obligó a la gente a refugiarse en un sótano. No fue posible establecer quién había disparado.

El gobernador instalado por Rusia del distrito de Zaporiyia, Yevgeny Balitsky, informó que al menos tres personas murieron y cinco resultaron heridas en lo que calificó como un bombardeo ucraniano de Enerhodar que también destruyó tres jardines de infancia y la Casa de la Cultura. La electricidad en la ciudad había sido cortada en la mañana, dijo.

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, confió que Moscú estaba haciendo todo lo posible para garantizar que la planta pudiera operar de manera segura y que los inspectores del OIEA pudieran completar sus tareas. El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, también destacó la voluntad de Moscú de cooperar con la misión del OIEA.

El jefe de la OIEA, Rafael Grossi, comentó a los periodistas en la ciudad de Zaporiyia, a 55 kilómetros de la planta, que estaba al tanto del "aumento de la actividad militar en el área", pero que seguiría adelante con el plan de visitar la instalación y reunirse personal.

"Habiendo llegado tan lejos, no nos detenemos", expresó Grossi, quien encabeza la misión.

Los inspectores del OIEA, que vestían chalecos antibalas y viajaban en vehículos terrestres blindados blancos con distintivos de la ONU en los costados, salieron de la ciudad escoltados por la policía y fueron retenidos en el primer punto de control fuera de la ciudad.

'Provocación'

Oleksandr Starukh, jefe de la región de Zaporiyia, denunció que las tropas rusas habían bombardeado la ruta que la misión de la OIEA planeaba usar para llegar a la central eléctrica.

Rusia acusó a las fuerzas ucranianas de intentar apoderarse de la planta y también de bombardear tanto el punto de encuentro de la delegación del OIEA como la propia planta nuclear.

El Ministerio de Defensa de Rusia comunicó que hasta 60 soldados ucranianos habían cruzado el río Dniéper, que divide el territorio en poder de las dos partes, en botes a las 6:00 a.m. hora local (03:00 GMT), en lo que calificó como una "provocación" destinada a interrumpir la visita del OIEA.

El ministerio informó que "se habían tomado medidas" para destruir a las tropas enemigas, incluido el uso de aviación militar.

Un funcionario local instalado por Rusia, Vladimir Rogov, indicó más tarde que "alrededor de 40" de los 60 soldados ucranianos habían muerto. Las tropas rusas también capturaron a tres militares ucranianos durante el asalto a la planta, agregó.

Bienvenida

Grossi2

Los funcionarios ucranianos dieron la bienvenida a la visita del OIEA y expresaron la esperanza de que conduzca a la desmilitarización de la planta. Dijeron que Rusia usó la planta como escudo para golpear ciudades, sabiendo que será difícil para las fuerzas de Kiev devolver el fuego.

Los periodistas de Reuters que siguieron al convoy de la OIEA antes de que se les ordenara dar marcha atrás debido a las peligrosas condiciones dijeron que mientras estaban en la ciudad de Zaporiyia durante la noche, habían visto destellos de explosiones en el cielo pero no pudieron verificar qué bando fue el responsable.

Los funcionarios instalados en Rusia sugirieron que el equipo del organismo de control nuclear de la ONU tendría solo un día para inspeccionar la planta, mientras que la misión se prepara por más tiempo.

"Si somos capaces de establecer una presencia permanente, o una presencia continua, entonces se prolongará. Pero este primer segmento tomará algunos días", explicó Grossi.

'Proceso lento'

Ambos bandos obtuvieron éxitos en el campo de batalla en medio de un nuevo impulso ucraniano para recuperar territorio en el sur.

“Es un proceso muy lento, porque valoramos a las personas”, dijo Oleksiy Arestovych, asesor del presidente Volodímir Zelenski, en referencia a la ofensiva ucraniana.

Moscú negó los informes sobre el progreso de Ucrania y dijo que sus tropas habían derrotado a las fuerzas ucranianas.

El comando militar del sur de Ucrania avisó el jueves que no nombraría de inmediato los asentamientos en el sur que había recapturado para evitar provocar ataques rusos contra ellos.

También puntualizó que su contraofensiva no estaba afectando un corredor del Mar Negro creado para permitir las exportaciones de granos ucranianos.

Rusia capturó grandes extensiones del sur de Ucrania cerca de la costa del Mar Negro poco después de lanzar su invasión el 24 de febrero, incluso en la región de Kherson, al norte de la península de Crimea anexada por Rusia.

En el este de Ucrania, sus fuerzas repelieron los ataques rusos en dirección a Bakhmut y Avdiivka, localidades al norte de la ciudad ocupada por Rusia de Donetsk, informó el estado mayor militar de Kiev.

Las tropas prorrusas se centraron en Bakhmut en su intento de extender el control sobre la región de Donbas, el corazón industrial de Ucrania en el este, agregó el estado mayor el miércoles.

Los separatistas respaldados por Rusia dijeron el jueves que 13 miembros del personal de los servicios de emergencia murieron y nueve resultaron heridos después de ser atacados por la artillería ucraniana en la parte de la región de Donetsk controlada por Rusia.

Reuters no pudo verificar de forma independiente el informe.

Rusia advierte a Moldavia 

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, advirtió a Moldavia el jueves que amenazar la seguridad de las tropas rusas en la región separatista de Transnistria podría desencadenar una confrontación militar con Moscú.

Rusia estacionó tropas de mantenimiento de la paz allí desde principios de la década de 1990, cuando un conflicto armado hizo que los separatistas prorrusos arrebataran la mayor parte de la región del control moldavo, Chisináu reclama que Moscú retire sus fuerzas.

"Todos deben entender que cualquier acción que amenace la seguridad de nuestras tropas (en Transnistria) sería considerada bajo el derecho internacional como un ataque a Rusia, como fue el caso en Osetia del Sur cuando nuestras fuerzas de paz fueron atacadas por (el expresidente georgiano) Saakashvili. ", dijo Lavrov.

Ese incidente, en 2008, resultó en una guerra de cinco días en la que las fuerzas rusas se apoderaron de varias ciudades georgianas. Poco después, Moscú reconoció a Osetia del Sur ya otro territorio separatista georgiano, Abjasia, como independientes.

Transnistria, que depende en gran medida del apoyo de Moscú, informó de una serie de ataques esporádicos en abril, aumentando aún más las tensiones que ya eran altas tras la intervención de Rusia en Ucrania, que limita con Moldavia.  

Escrito por Noticias Argentinas
NA - Buenos Aires, Argentina