Martes, 10 Agosto 2021 13:34

Estados Unidos avanza en un ambicioso plan de infraestructura por 1,2 billones de dólares

El proyecto cuenta con la aprobación del Senado, por una votación de 69 - 30. Ahora regresa a la Cámara Baja.   

Estados Unidos avanza en un ambicioso plan de infraestructura por 1,2 billones de dólares Archivo AFP-NA

El Senado de los Estados Unidos, con una ajustada mayoría demócrata, aprobó este martes una propuesta de infraestructuras por 1,2 billones de dólares.

La misma fue apoyada por el presidente Joe Biden y demandó meses de negociaciones a su partido con los republicanos.

El paquete salió adelante con 69 votos a favor y 30 en contra, señala la información internacional referida a una iniciativa que, de materializarse, será la mayor inversión en
obras públicas en los Estados Unidos en diez años.

Esta decisión volverá ahora a la Cámara Baja, donde en las últimas semanas han surgido voces críticas dentro del Partido Demócrata que creen que se queda corta, antes de que sea firmada por Biden, adelantó este martes la agencia EFE.

El recuento de 69-30 proporciona impulso para esta primera fase de las prioridades de "Reconstruir mejor" de Biden, según la interpretación de la AP.

Incluso, observa el periodismo estadounidense, un número considerable de legisladores mostró su disposición a dejar de lado las presiones partidistas, deseosos de enviar miles de millones a sus estados para reconstruir carreteras, internet de banda ancha o tuberías de agua.

La infraestructura fue una vez uno de los pilares de la elaboración de leyes, pero el trabajo de semanas para lograr un compromiso mostró lo difícil que se ha vuelto para el Congreso abordar la legislación de rutina, incluso sobre prioridades compartidas.

"Ha habido desvíos y todo lo demás, pero esto hará mucho bien a los Estados Unidos", dijo el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer.

El proyecto de ley consta de 2.700 páginas, es respaldado por el presidente y también intereses comerciales, laborales y agrícolas.

El análisis fino indica que 19 republicanos se unieron a todos los demócratas para votar por la aprobación del Senado. La vicepresidenta Kamala Harris, como presidenta del cuerpo, anunció el conteo final.

Si bien los legisladores liberales dijeron que el paquete no llega lo suficientemente lejos como un anticipo de las prioridades de Biden y los conservadores dijeron que es
demasiado costoso y que debería pagarse más completamente, la coalición de senadores centristas pudo mantenerse. Incluso las andanadas del ex presidente Donald Trump no pudieron derribar el proyecto de ley.

"Este proyecto de ley de infraestructura no es el proyecto de ley perfecto", dijo la senadora Lisa Murkowski, republicana por Alaska, una de las negociadoras. Ella dijo que los senadores se mantuvieron en eso, creyendo, "Es mejor obtener algo de lo que quieren nuestros electores en lugar de nada".

La medida propone casi $ 550 mil millones en nuevos gastos durante cinco años, además de las autorizaciones federales actuales para obras públicas que llegarán prácticamente a todos los rincones del país, un gasto potencialmente histórico que Biden ha puesto a la par con la construcción del ferrocarril transcontinental o la carretera interestatal.

El senador Rob Portman de Ohio, el principal negociador republicano, dijo que se ha hablado de las propuestas durante años, pero que parece que nunca se terminan, incluido el de un puente sobre el río Ohio entre su estado y Kentucky. "Lo haremos bien para el pueblo estadounidense", dijo.

La principal negociadora demócrata, la senadora Kyrsten Sinema, dijo que rara vez una legislación afectará a tantos estadounidenses.  

Redactado durante la crisis de COVID-19, el proyecto de ley proporcionaría $ 65 mil millones para banda ancha, una disposición que negoció la senadora Susan Collins, republicana por Maine, porque dijo que la pandemia de coronavirus demostró que dicho servicio "ya no es un lujo; es una necesidad ". Los estados recibirán dinero para expandir la banda ancha y hacerla más asequible.

Trump emitió nuevas quejas horas antes de la votación del martes. Había intentado y no pudo aprobar su propia ley de infraestructura durante su tiempo en la Casa Blanca.

En lugar de presionar a sus colegas, el líder republicano del Senado, Mitch McConnell de Kentucky, se ha mantenido entre bastidores durante gran parte del trabajo bipartidista.

Los senadores pasaron la semana pasada procesando casi dos docenas de enmiendas, pero ninguna cambió sustancialmente su marco.

 

 

Escrito por Noticias Argentinas
Buenos Aires, NA