Viernes, 14 Mayo 2021 20:07

La gran duda en Chile: ¿alcanzará la centroderecha los votos para evitar que sea cambiado el modelo de país?

Sábado y domingo participan 16.730 candidatos que van por 2.613 cargos en cuatro elecciones: para gobernadores, alcaldes, concejales e integrantes de la Convención Constituyente que redactarán la nueva Constitución.

La imagen que simboliza la demanda social de 2019: un cambio en la política. La imagen que simboliza la demanda social de 2019: un cambio en la política. BBC

De acuerdo con el padrón divulgado por el Servicio Electoral (Servel), este fin de semana 14.900.089 chilenos se encuentran habilitados para elegir a los 155 integrantes de la Convención Constituyente, entre un total de 1.373 candidatos, que se encargarán de redactar la nueva Constitución, además de 16 gobernadores, 345 alcaldes y 2.252 concejales.

Será este uno de los comicios más importantes desde la vuelta a la democracia, en el que están en juego 2.613 cargos de elección popular.

Llegar a esta instancia de integrar la Convención Constituyente con miembros del pueblo para que cambien la Constitución creada en 1980 durante el régimen militar de Augusto Pinochet fue la opción que surgió de las urnas el pasado 25 de octubre.

En esa oportunidad se rechazó la conformación de una Convención mixta con participación del 50 por ciento de políticos.

El plebiscito fue uno de los principales logros del estallido social de octubre de 2019 que hizo tambalear las estructuras sociales, económicas y políticas del hasta entonces considerado como uno de los países más estables de la región.

Una de las principales demandas de los chilenos durante las protestas fue el cambio de la actual Constitución considerada "pinochetista".

La "megaelección" que comienza el sábado y culmina el domingo tendrá significativas consecuencias políticas para el país a corto y largo plazo.

De ella surgirán los 155 integrantes de la Convención Constitucional —que tendrá la misión de escribir la nueva Carta Magna—, así como también alcaldes y concejales para las 346 comunas (municipalidades) que integran el país.

Y, por primera vez desde el retorno a la democracia, se elegirán gobernadores para sus 16 regiones.

Son cuatro comicios simultáneas, en los que participan 16.730 candidatos.

Sin embargo, la elección de los constituyentes serán el foco de atención, debido a que sus integrantes redactarán las nuevas reglas del juego que regirán en el país trasandino en los próximos años.

Por ejemplo, será aplicado un mecanismo de paridad de género único en el mundo, que garantiza un mínimo de participación de 45% de mujeres, en tanto que los pueblos indígenas tendrán reservados 17 escaños.

 

Inversionistas atentos

 

El análisis que realiza el diario chileno "La Tercera" apunta a que las elecciones habrán de acaparar, sin duda, la atención de los inversionistas locales e internacionales, sobre todo aquella que tiene que ver con los constituyentes, debido a los potenciales efectos en la economía y las inversiones.

Menciona a Guillermo Araya, de Renta 4, quien dijo que hay consenso de que más allá del resultado de las elecciones, principalmente de constituyentes, “el mercado no se acabará el lunes si la centroderecha no alcanza el tercio (cayendo entre un 2% a 3%), así como tampoco debería volar si lo sobrepasa (subiendo entre un 2% a 3%). En todo caso, entre ambas puntas hay una diferencia de hasta 6 puntos porcentuales”.

En ese contexto, el experto sostuvo que la proyección con mayor probabilidad es que la centroderecha alcance el 35% de los constituyentes.

Cristian Araya, estratega VanTrust Capital, afirmó que “estoy algo más constructivo con las elecciones”, y que habría una sorpresa en los comicios si Chile Vamos no logra el tercio.

“Esto podría no estar incorporado en los actuales precios, o no en su totalidad”, advirtió.

En cambio, el rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, ve necesario que las generaciones más jóvenes se hagan parte de un camino que, espera, termine con el modelo actual del país.

Viene de encabezar iniciativas de diálogo como "Las y los 400, Chile delibera" y "Tenemos que hablar de Chile", lo cual le permite aseverar que "hay cosas muy interesantes sobre la percepción de cómo quiere la gente que sea la política: que predominen cuestiones éticas, que haya una ética pública".

Escrito por
Buenos Aires, NA