Viernes, 30 Julio 2021 22:36

Gran parte del archivo histórico de la cinemateca brasileña fue devorado por el fuego

Un incendio arrasó la emblemática reserva cultural en San Pablo, donde se guardaban cerca de un millón de documentos, rollos de películas y guiones de la antigua empresa estatal brasileña Embrafilme.

Ardió la cinemateca en San Pablo y se perdió gran parte de los tesoros patrimoniales archivados. Ardió la cinemateca en San Pablo y se perdió gran parte de los tesoros patrimoniales archivados. Captura de video

No se registraron víctimas, afortunadamente, pero fue destruido gran parte del archivo en el que se encontraban alrededor de un millón de documentos de la antigua empresa estatal Embrafilme, incluyendo guiones y copias de películas de los últimos 100 años.

Distintas organizaciones y autoridades lamentaron la pérdida por el valor histórico y patrimonial del lugar que causó un incendio declarado la noche del jueves 29 de julio en uno de los sectores del edificio de la Cinemateca Brasileña, ubicado en la Vila Leopoldina en San Pablo.

La institución lleva enfrentados, en sus 74 años, cuatro siniestros de distinta intensidad, el último en 2016, con la destrucción de unas 500 obras.

"El incendio se inició en uno de los pabellones de colección de películas históricas del primer piso, que se divide en tres salas", indicó la Jefa de bomberos de Brasil Karina Paula Moreira en el medio G1.

Y señaló también que en las últimas horas trabajaron en evaluar los materiales quemados, de los cuales  apuntó que no quedará preservado "probablemente nada".

La sede de Vila Leopoldina no es la principal de la Cinemateca Brasileña, sino que funcionaba como archivo. Ya los trabajadores, en abril de este año, habían advertido sobre “los riesgos que corren la colección, equipos, bases de datos y construcción de la institución”.

En un escrito, dejaron constancia de que "la posibilidad de autocombustión de películas de nitrato de celulosa, y el consiguiente riesgo de incendio, a menudo reciben más atención por parte de los medios y el público.

La institución enfrentó cuatro incendios en sus 74 años, el último en 2016, con la destrucción de unas 500 obras. El riesgo de un nuevo incendio es real”, habían escrito.

“El incendio que aconteció al edificio de la Cinemateca de Brasil en la Villa Leopoldina la noche del 29 de julio de 2021 fue un crimen anunciado que culminó con la perdida irreparable de numerosas obras y documentos de la historia del cine brasileño”, detalla el documento.

También el gobierno federal había sido advertido la semana pasada de los riesgos de incendio en la Cinemateca durante una reunión del 20 de julio con dirigentes sindicales, momento en el que se le dio 60 días a la Secretaría Especial de Cultura para continuar con las acciones de preservación del patrimonio.

El lamentable incendio provocó la reacción de distintas autoridades y organizaciones del cine internacional.

El gobernador de San Pablo, Joao Doria, escribió en Twitter que el incendio “es un crimen contra la cultura del país. el desprecio por el arte y la memoria de Brasil conduce a esto: la muerte paulatina de la cultura nacional”.

“Estamos consternados por la tragedia de anoche en la Cinemateca Brasileña y la pérdida inconmensurable que implica para el patrimonio, la memoria y la cultura. Nuestros pensamientos están con todos los artistas y profesionales que han hecho y siguen haciendo cine en Brasil”, expreso la plataforma de cine independiente Mubi.

Escrito por
Buenos Aires, NA