Publicado el Viernes, 11 Febrero 2022 12:16
Especial Newsweek

Francisco afirmó que "la muerte no es un derecho", mientras Italia debate el suicidio asistido

El Papa aseguró que no se puede "programar" la muerte y se mostró en contra de la eutanasia que intenta aprobar el Parlamento italiano. 

Francisco fijó la postura de la Iglesia respecto del derecho a la eutanasia que se está discutiendo en Italia. Francisco fijó la postura de la Iglesia respecto del derecho a la eutanasia que se está discutiendo en Italia. FOTO NA

El papa Francisco afirmó que "la muerte no es un derecho" que pueda ser "programado", durante la última audiencia general en el Vaticano en la que se mostró contrario a la eutanasia en medio del debate que se inicia en el Parlamento italiano para discutir una ley sobre el "fin de la vida".

"La muerte no es un derecho, no podemos programarla, tampoco evitarla. Toda persona tiene derecho a la vida, a los cuidados médicos y paliativos, para afrontar la muerte de manera más humana", aseguró el pontífice en su tradicional catequesis semanal en el Aula Pablo VI.

Leé más: Seis países de Latinoamérica rechazaron subastas de objetos precolombinos en Francia

La referencia del Papa se dio mientras la Cámara de Diputados italiana empieza a discutir un proyecto de ley denominado "de fin de la vida" que busca regular el suicidio asistido y cuando se impulsa un referendo para aprobar la eutanasia.

Durante su catequesis, el Papa – que no usó las palabras eutanasia ni suicidio asistido – se mostró de modo contrario "a causar o a ayudar a cualquier tipo de suicidio".

Leé más:  OMS: las colillas de los cigarros, el producto que genera más basura tóxica en el mundo

"En efecto, la vida es un derecho, no la muerte, que hay que aceptar y no administrar. Y este principio ético concierne a todos, no sólo a los cristianos o a los creyentes", enfatizó. En ese marco, el Papa aseveró que "tantas veces se ve que a los ancianos que no tienen medios les dan menos medicina de las que necesitan. Esto es inhumano, esto no es ayudarlos, es empujarlos más rápido a la muerte". "Esto no es humano ni cristiano", insistió.

Para Jorge Bergoglio, "los ancianos deben ser cuidados como un tesoro de la humanidad: son nuestra sabiduría, son el símbolo de la sabiduría humana, son los que hicieron camino antes que nosotros y nos dejaron tantos recuerdos y cosas bellas", describió.

Leé más:  Más de 52 millones de mujeres han sufrido mutilación genital por personal médico, denuncia Unicef

"Por favor, no aíslen a los ancianos, no aceleren su muerte. Acariciar a un anciano tiene la misma esperanza que acariciar un niño: el inicio de la vida y el fin son siempre un misterio que debe ser respetado, acompañado, cuidado y amado", agregó.

Fuente: Newsweek Argentina

 

Escrito por
Buenos Aires, NA