Miércoles, 29 Diciembre 2021 14:03

Falleció por Covid-19 Robin Fransman, el economista anticuarentena

El holandés, crítico además de las vacunas contra el coronavirus, falleció este martes a los 53 años en el hospital OVLG de Ámsterdam, tras haber contraído la enfermedad el pasado 8 de diciembre.

Robin Fransman. Robin Fransman.

Robin Fransman se pronunció por primera vez sobre las medidas contra el coronavirus en abril de 2020 en un artículo para la revista ESB. En esa publicación examinó el impacto económico potencial de las medidas contra el coronavirus y pidió un mejor análisis del costo-beneficio del confinamiento, que tome en cuenta el año de vida ajustado por calidad (AVAC) y no sólo la supervivencia. El AVAC es una medida de la carga causada por la enfermedad comparada con un AVAC equivalente a un año de perfecta salud. También reconoció los síntomas a largo plazo que enfrentan las personas como resultado del Covid-19, un síndrome más tarde llamado Long Covid.

Sin embargo, a medida que pasaba el tiempo, se volvió cada vez más crítico y utilizó las redes sociales para promover múltiples teorías de conspiración, algunas de las cuales denunciaban el concepto de Long Covid como una fantasía. También minimizó la eficacia de las vacunas contra el Covid-19 y prometió no vacunarse contra la enfermedad.

Dijo el 28 de noviembre, en una respuesta a una pregunta en Twitter, que él mismo no estaba vacunado, pero que estaba bien que las personas con una salud vulnerable "recibieran un pinchazo". Su infección fue diagnosticada cinco días después, fue hospitalizado poco después y murió un mes después del día en que envió su tweet.

Fransman fue el fundador de Herstel-NL, una controvertida organización que presionó por una alternativa a los cierres en los Países Bajos a partir de febrero. El grupo propuso eliminar el bloqueo a favor de "zonas seguras" sólo para las personas que tienen una salud vulnerable. El plan fue casi inmediatamente ridiculizado y ampliamente criticado por proponer relegar a los ancianos y aquellos con problemas de salud a un estado de segunda clase sin tener la culpa.

Escrito por
Buenos Aires, NA