| Última actualización:16 de Agosto de 2022 - 10:32

Explosiones sacuden base rusa en Crimea, Ucrania se regocija

Kiev insinuó burlonamente una participación que, de ser cierta, podría mostrar una nueva capacidad para penetrar más profundamente en el territorio ruso.

Una vista muestra el humo que se eleva sobre el área luego de una supuesta explosión en el pueblo de Mayskoye en el distrito de Dzhankoi, Crimea Una vista muestra el humo que se eleva sobre el área luego de una supuesta explosión en el pueblo de Mayskoye en el distrito de Dzhankoi, Crimea NA- REUTERS/Stringer

Una serie de explosiones sacudió este martes un depósito de municiones e interrumpió el servicio ferroviario en la Crimea anexada por Rusia, el último incidente de este tipo en una región que Moscú utiliza como línea de suministro para su guerra en Ucrania.

Kiev insinuó burlonamente una participación que, de ser cierta, podría mostrar una nueva capacidad para penetrar más profundamente en el territorio ruso, cambiando potencialmente la dinámica del conflicto de seis meses, indicó la agencia Reuters.

Al calificar el incidente de "sabotaje", Moscú confirmó que dos personas resultaron heridas, el tráfico ferroviario se detuvo y unas 2.000 personas en un pueblo cercano fueron evacuadas.

La península de Crimea en el Mar Negro, que Rusia se apoderó de Ucrania en 2014 en un movimiento no reconocido por la mayoría de los países, es la base de la Flota del Mar Negro de Rusia y popular en el verano como lugar de vacaciones.

LEER MÁS: China enfurecida realiza más ejercicios cerca de Taiwán ante visita de legisladores estadounidenses

La semana pasada, las explosiones en otra base aérea militar en la costa occidental de Crimea causaron grandes daños y destruyeron varios aviones de guerra rusos.

En el incidente del martes, una subestación eléctrica también se incendió cerca de la ciudad de Dzhankoi en el norte de Crimea, según imágenes de la televisión estatal rusa. Mostró explosiones en el horizonte que, según las autoridades, provenían de las detonaciones de municiones.

La agencia de noticias rusa RIA inofrmó que siete trenes de pasajeros se habían retrasado y que el tráfico ferroviario en parte de la línea en el norte de Crimea se había suspendido. Eso podría interrumpir su capacidad para apoyar a las tropas en Ucrania con equipo militar.

Ucrania no confirmó ni negó oficialmente la responsabilidad por las explosiones en Crimea, aunque sus funcionarios aplaudieron abiertamente los incidentes en un territorio que, hasta la semana pasada, parecía seguro en manos de Moscú más allá del alcance de un ataque.

LEER MÁS:  El Kremlin alerta que Ucrania se propone bombardear el puente de Crimea

Operación "desmilitarización"

Después de las nuevas explosiones del martes, el asesor presidencial ucraniano Mykhailo Podolyak y el jefe de gabinete Andriy Yermak se regocijaron en las redes sociales por la "desmilitarización": una aparente referencia burlona a la palabra que Rusia usa para justificar su invasión.

"Un recordatorio: Crimea (como) país normal se trata del Mar Negro, las montañas, la recreación y el turismo, pero Crimea ocupada por los rusos se trata de explosiones de almacenes y alto riesgo de muerte para invasores y ladrones. Desmilitarización en acción", tuiteó Podolyak.

"La operación 'desmilitarización' al estilo preciso de las Fuerzas Armadas de Ucrania continuará hasta la completa desocupación de los territorios de Ucrania. Nuestros soldados son los mejores patrocinadores del buen humor", escribió Yermak en Telegram.

En otro incidente el martes, se observaron columnas de humo en una base aérea militar rusa cerca del asentamiento de Hvardiyske en el centro de Crimea, informó el periódico ruso Kommersant.

Kiev tiene como objetivo interrumpir las líneas de suministro rusas antes de lanzar un contraataque planificado.

Las bases rusas en Crimea están principalmente fuera del alcance de los principales cohetes que los países occidentales reconocen haber dado a Ucrania, lo que aumenta la posibilidad de que haya adquirido una nueva capacidad.

Con la guerra en curso desde el 24 de febrero, la atención también se centró en los últimos días en los bombardeos en las cercanías de la planta nuclear de Zaporyia en el sur de Ucrania.

Ambas partes se culparon mutuamente por los riesgos para la instalación nuclear más grande de Europa, que Rusia incautó aunque los técnicos ucranianos la operan.

Ucrania informó de los continuos bombardeos y ataques con cohetes rusos en la zona oriental de Donbas, y del éxito en repeler los intentos de avance ruso cerca de la refinería de petróleo de Lysychansk en la región de Lugansk de Donbas.

 El conflicto provocó la huida de millones, ha matado a miles y profundizó una brecha geopolítica entre Moscú y Occidente.

Rusia llama a su invasión una "operación militar especial" para desmilitarizar a su vecino, proteger a las comunidades de habla rusa y hacer retroceder la expansión de la alianza militar de la OTAN.

Ucrania y los partidarios occidentales acusan al presidente ruso, Vladimir Putin, de librar una guerra de conquista al estilo imperial.

En un discurso ante una conferencia de seguridad, Putin acusó a los Estados Unidos de tratar de prolongar la guerra de Ucrania respaldando al gobierno de Zelenski y al mismo tiempo provocando fricciones en Asia.

Citó el pacto de seguridad AUKUS entre Australia, Gran Bretaña y Estados Unidos como evidencia de los intentos occidentales de construir un bloque al estilo de la OTAN en la región de Asia y el Pacífico.

La visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, este mes a Taiwán, que China reclama como propia, fue "parte de una estrategia consciente y decidida de Estados Unidos para desestabilizar y sembrar el caos en la región y el mundo", dijo Putin.

 LEER MÁS: Rusia vuelve a alertar que Ucrania pretende volar el puente de Crimea

Sobre un texto original de Natalia Zinets, de la agencia Reuters 
Escrito por Noticias Argentinas
NA - Buenos Aires, Argentina