| Última actualización: 24 de Marzo de 2023 - 13:00

Estados Unidos atacó en Siria en defensa de sus ciudadanos

Lo hizo en represalia por una ofensiva de fuerzas respaldadas por Irán que mató a un contratista estadounidense e hirió a cinco soldados estadounidenses.

El presidente del Estado Mayor Conjunto de los Estados Unidos, el general del ejército Mark Milley, habla con las fuerzas estadounidenses en Siria El presidente del Estado Mayor Conjunto de los Estados Unidos, el general del ejército Mark Milley, habla con las fuerzas estadounidenses en Siria NA/Reuters/Phil Stewart/Foto de archivo

Estados Unidos aseguró este viernes que protegería a su personal en Siria después de que el ejército llevara a cabo ataques aéreos contra las fuerzas respaldadas por Irán en represalia por una ofensiva que mató a un contratista norteamericanos e hirió a cinco de sus soldados.

Solo un día después del ataque mortal contra el personal estadounidense en Siria, que Washington atribuyó a un dron de origen iraní, las fuentes dijeron que una base estadounidense en el noreste de Siria fue objeto de un nuevo ataque con misiles. 

La última violencia podría agravar aún más las relaciones ya tensas entre Washington y Teherán en medio de los esfuerzos estancados para revivir un acuerdo nuclear y el apoyo militar de Irán a la invasión rusa de Ucrania.

Vamos a trabajar para proteger a nuestra gente y nuestras instalaciones lo mejor que podamos. Es un entorno peligroso”, declaró a la CNN el portavoz de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Kirby.

Aunque las fuerzas estadounidenses estacionadas en Siria han sido blanco de drones antes, las muertes son raras.

El Pentágono informó que los ataques estadounidenses del jueves se dirigieron a instalaciones utilizadas por grupos afiliados al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (IRGC). 

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, un grupo que monitorea la guerra en Siria, indicó que los ataques estadounidenses habían matado a ocho combatientes pro iraníes en Siria, pero la agencia de noticias precisó que no no pudo confirmar de forma independiente el número de víctimas.

Press TV estatal de Irán, diciendo que ningún iraní había muerto en el ataque, citó fuentes locales que negaron que el objetivo fuera un puesto militar alineado con Irán, pero que un centro de desarrollo rural y un centro de granos cerca de un aeropuerto militar fueron atacados.

"Siempre tomaremos todas las medidas necesarias para defender a nuestro pueblo y siempre responderemos en el momento y lugar que elijamos", escribió en un comunicado el general del ejército Erik Kurilla, que supervisa las tropas estadounidenses en Oriente Medio.

Tres miembros del servicio y un contratista requirieron evacuación médica a Irak, donde la coalición liderada por Estados Unidos que lucha contra los restos del Estado Islámico tiene instalaciones médicas, detalló el Pentágono, en tanto que los otros dos soldados estadounidenses heridos fueron atendidos en la base.

Otro blanco 

Una base estadounidense en el campo petrolero de Al-Omar en Siria fue atacada con misiles el viernes por la mañana, según el canal de televisión libanés pro-iraní Al Mayadeen y una fuente de seguridad.

Kirby calificó a ese ataque de ineficaz y comentó que no hubo bajas estadounidenses.

No es raro que los grupos respaldados por Irán lancen misiles contra las bases estadounidenses en Siria después de ser atacados por la aviación.

Las fuerzas estadounidenses se desplegaron por primera vez en Siria durante la campaña de la administración Obama contra el Estado Islámico, en asociación con un grupo liderado por kurdos llamado Fuerzas Democráticas Sirias.

 Alrededor de 900 soldados estadounidenses están en Siria, la mayoría de ellos en el este.

Las tropas estadounidenses fueron atacadas por grupos respaldados por Irán unas 78 veces desde principios de 2021, según el ejército estadounidense.

El despliegue de los Estados Unidos, que el expresidente Donald Trump casi terminó en 2018 antes de suavizar sus planes de retirada, es un remanente de la guerra mundial más grande contra el terrorismo que una vez incluyó la guerra en Afganistán y un despliegue militar estadounidense mucho más grande en Irak.

Si bien el Estado Islámico perdió las franjas de Siria e Irak que gobernó en 2014, las células durmientes aún realizan ataques de golpe y fuga en áreas desoladas donde ni la coalición liderada por los Estados Unidos ni el ejército sirio ejercen el control total.

Por Idrees Ali y Phil Stewart, de la agencia Reuters

Escrito por Noticias Argentinas
NA - Buenos Aires, Argentina