Sábado, 30 Octubre 2021 18:39

Empieza la COP26: la ciencia presiona a la política por un freno al calentamiento del planeta

Los líderes de las economías más grandes del mundo, desarrolladas y en desarrollo irán de Roma a Glasgow para definir junto a un centenar de pares del resto del mundo qué hacer con el cambio climático.

La sala vacía espera que desde el domingo empiece a cubrirse con los delegados de los países que asisten a la Cop26. La sala vacía espera que desde el domingo empiece a cubrirse con los delegados de los países que asisten a la Cop26. AP

Cuando este domingo se abran las puertas del Scottish Event Campus (SEC) en Glasgow y se inicie la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Clima COP26, empezará a elucidarse hasta dónde prenderá en los 120 líderes mundiales de 196 países que asistirán, junto con 30.000 delegados, el dramático mensaje de los principales científicos del clima.

Vienen alertando que el límite de temperatura global de 1,5° C por encima de los niveles preindustriales es un umbral físico vital para el planeta, y no una construcción política arbitraria que pueda ser regateada.

Este que discutirán los líderes mundiales en reuniones críticas, entre este fin de semana y el 12 de noviembre, es el menor de los dos límites establecidos en el acuerdo climático de París de 2015.

Iba a ser éste el eje de la conferencia programada para abril del año pasado, cuando la Mesa de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, junto con los Gobiernos de Reino Unido e Italia, se vieron obligados a reprogramarla debido a los efectos de la pandemia del Covid-19 en todo el mundo.

Sin embargo, ni las catástrofes ambientales con que la Naturaleza viene advirtiendo sobre los excesos del calentamiento convencieron a algunos países de que deberán vincular sus planes de emisiones a la meta más estricta, es decir que se requerirá de esfuerzos más urgentes.

Leer más: Negociaciones de último minuto intentan quebrar la apatía que envuelve a la cumbre climática

So varios los que prefieren considerar objetivos a largo plazo como cero neto para 2050.

El Reino Unido, como anfitrión de la Cop26, se fijó el objetivo de "mantener vivo 1,5 ° C", pero otros países, incluidos China, Arabia Saudita y Rusia, se mostraron reacios a aceptar centrarse en ese límite, prefiriendo interpretar que el acuerdo de París establece que el mundo debe mantener las temperaturas "muy por debajo" de 2° C mientras "se esfuerzan" por mantenerse dentro de los 1,5° C.

 

Nuevos aportes científicos

 

Sin embargo, la investigación científica desde que se firmó el acuerdo de París se sumó a un cuerpo convincente de ciencia global que muestra que si se permite que las temperaturas aumenten más de 1,5 ° C, las consecuencias serán severamente dañinas y es probable que muchas sean irreversibles.

Uno de los científicos climáticos más destacados del mundo, Johan Rockström, director del Instituto de Investigación del Impacto Climático de Potsdam, advirtió en forma contundente que el objetivo de 1,5° C no era como otras negociaciones políticas, que se pueden regatear o comprometer.

“Un aumento de 1.5ª no es un número arbitrario, no es un número político. Es un límite planetario”, dijo a The Guardian en una entrevista.

Permitir que las temperaturas suban más de 1,5° C aumentaría enormemente el riesgo de cambios irreversibles en el clima, previno.

Puso como ejemplos que aumentaría el riesgo de que el Ártico se deshiele en verano, con graves efectos en cadena en el resto del clima, ya que la pérdida de hielo reflectante aumenta la cantidad de calor que absorbe el agua, en un circuito de retroalimentación que podría rápidamente elevar aún más las temperaturas.

La capa de hielo de Groenlandia, cuyo derretimiento elevaría el nivel del mar, también podría caer en un estado de declive irreversible más allá de 1,5° C.

Un aumento superior a ese límite también amenazaría con cambios en la corriente marina del Golfo, que también podría volverse irreversible.

Podría resultar en una catástrofe para los puntos críticos de biodiversidad dañar la agricultura en áreas del mundo y podría inundar pequeñas islas y áreas costeras bajas.

Otros científicos climáticos destacados se hicieron eco de las advertencias de Rockström.

Mark Maslin, profesor de ciencias de los sistemas terrestres en el University College de Londres, dijo: “El informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), publicado en 2018, dejó la ciencia muy en claro de que hay impactos climáticos significativos en todo el mundo, incluso para limitar el calentamiento a 1,5° C.

Estos resultados fueron totalmente respaldados por el último informe científico del IPCC de 2021 (publicado en agosto). "Los objetivos climáticos acordados establecidos por el acuerdo de París ya han sido acordados por los 197 países de la ONU", concluyó.

Joeri Rogelj, director de investigación del instituto Grantham, Imperial College London, indicó: “La ciencia nos dice que los riesgos del cambio climático aumentan rápidamente entre 1,5° C y 2° C de calentamiento. Si miramos los últimos años, durante los cuales experimentamos algunos de los impactos de un mundo 1.2° C más cálido (como olas de calor, inundaciones y clima extremo), sería difícil llamar a esto seguro".

Escrito por
Buenos Aires, NA