| Última actualización:24 de Agosto de 2022 - 16:01

El encarcelado opositor ruso Navalny asegura que volvió a una celda de castigo

El crítico más enérgico del presidente Putin está cumpliendo una condena de 11 años y medio por cargos que, según él, son inventados. Fue confinado durante cinco días por caminar brevemente sin las manos en la espalda en violación de las normas de la prisión.

Por Noticias Argentinas
El encarcelado líder de la oposición rusa. El encarcelado líder de la oposición rusa. Foto: Reuters/NA.

El encarcelado político opositor ruso Alexei Navalny declaró que las autoridades penitenciarias lo habían trasladado a una celda de castigo por segunda vez este mes en el centro donde está recluido por cargos que, según él, son inventados.

Navalny, el crítico más enérgico del presidente Vladimir Putin dentro de Rusia, está cumpliendo una condena de 11 años y medio tras ser declarado culpable de violación de la libertad condicional y de cargos de fraude y desacato al tribunal. Dice que todas las acusaciones fueron inventadas como pretexto para sofocar la disidencia y frustrar sus ambiciones políticas.

En una publicación en sus cuentas de Twitter e Instagram, Navalny escribió a través de sus abogados que había sido enviado a una celda de castigo durante cinco días por caminar brevemente sin las manos a la espalda en violación de las normas de la prisión.

LEÉ: El embajador de Ucrania en el Vaticano criticó al Papa por comentarios sobre el asesinato por coche bomba en Rusia

"A este ritmo, éste se convertirá en mi lugar de residencia permanente", dijo el hombre de 46 años, refiriéndose a la celda como un "armario infernal", y añadió: "Es evidente que la directiva vino de Moscú. Incluso para los estándares de una prisión rusa, enviar a una persona a la celda de castigo por estar durante tres segundos sin las manos a la espalda es demasiado".

El Servicio Penitenciario Federal no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios. Navalny, que fue trasladado en junio a una colonia penitenciaria de alta seguridad al este de Moscú, dijo el 15 de agosto que lo habían metido en una celda de castigo por no abrocharse el botón superior de su uniforme de prisión, que según él le quedaba pequeño.

El año pasado, Navalny regresó voluntariamente a Rusia desde Alemania, donde había sido tratado por lo que pruebas de laboratorio occidentales demostraron que fue un intento de envenenarlo en Siberia con un agente nervioso de la era soviética. Rusia niega haber intentado matarlo.

(Reporte de la agencia de noticias británica Reuters).

 

Escrito por Noticias Argentinas
NA - Buenos Aires, Argentina