Lunes, 13 Diciembre 2021 09:55

EEUU: la serie de tornados deja decenas de muertos y grandes destrozos materiales

El número de víctimas que dejó el fenómeno meteorológico que se desató el sábado sigue siendo "esquivo", señala la prensa de aquel país.

Devastación Devastación NA-eltiempo.com

La serie de tornados que azotó al oeste y el sur de los Estados Unidos mató a docenas de personas y devastó ciudades enteras, señalan las últimas informaciones recogidas en aquel país respecto del fenómeno meteorológico que se produjo el sábado último.

Los rescatistas deambulaban este lunes entre mochilas, zapatos y teléfonos móviles, señalan las crónicas que, afirman, un número definitivo de muertos seguía siendo esquivo. Desde el epicentro de un panorama desolador, la agencia Associated Press alienta alguna esperanza de que la cifra total de víctimas fatales termine siendo finalmente menor de lo que se temía en un principio.

Kentucky fue el distrito peor afectado por un fenómeno notable porque se produjo en una época del año en que el clima frío normalmente limita los tornados.  Allí se contabilizó ocho personas muertas en la fábrica de velas de Mayfield Consumer Products del estado. Otras 12 murieron en Bowling Green y sus alrededores. Al menos otras 14 personas murieron en Illinois.

Se pudo establecer que sólo 40 de las 110 personas que trabajaban en la fábrica de velas en el momento del tornado fueron rescatadas, y que “será un milagro que alguien más se encuentre vivo en ella”. Pero el domingo, la compañía dijo que mientras ocho fueron confirmados muertos y ocho permanecieron desaparecidos, más de 90 otros habían sido localizados.

“Muchos de los empleados se reunieron en el refugio del tornado y después de la tormenta dejaron la planta y se fueron a sus hogares”, dijo Bob Ferguson, portavoz de la compañía“. Los trabajadores de turno de noche estaban en medio de la prisa de las vacaciones, sigue la crónica. 

Los testimonios son desgarradores. “Fue indescriptible”, dijo el pastor Joel Cauley sobre la escena del desastre. “Usted podía oler el aroma de las velas y oír los gritos de la gente para la ayuda". Cuatro tornados golpearon Kentucky en total, incluido uno con un camino extraordinariamente largo de unas 200 millas (322 kilómetros), dijeron las autoridades.

Este domingo se estimaba que la cantidad de muertos podría exceder los 100. Pero después de que los funcionarios estatales escucharon la actualización de la compañía de velas, dijeron que podría ser tan bajo como 50.

“Oramos para que tal vez las estimaciones originales de los que hemos perdido estén equivocadas. Si es así, será maravilloso” “Vamos a llorar juntos, excavaremos y limpiaremos juntos, reconstruiremos y seguiremos adelante juntos. Vamos a superar esto ", dijo el gobernador de Kentucky, Andy Beshear.

Con las temperaturas máximas de la tarde pronosticadas solo en los 40 grados, decenas de miles de personas se quedaron sin electricidad. Unos 300 miembros de la Guardia Nacional fueron de casa en casa, controlando a las personas y ayudando a retirar los escombros. Los perros de cadáveres buscaron víctimas. Al menos seis personas murieron en Illinois, donde fue atacado un centro de distribución de Amazon en Edwardsville; cuatro en Tennessee y dos en Arkansas, donde un asilo de ancianos fue destruido.

En un telegrama enviado el lunes por el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, el Papa ofreció oraciones por los fallecidos, "consuelo a los que lloran su pérdida y fuerza a todos los afectados por esta inmensa tragedia".

Los escombros de los edificios destruidos y los árboles triturados cubrieron el suelo en Mayfield, una ciudad de unos 10.000 habitantes en el oeste de Kentucky. Láminas de metal retorcidas, cables eléctricos caídos y vehículos destrozados se alineaban en las calles. Las ventanas volaron, en tanto que se veían los techos arrancados de los edificios que aún estaban en pie.

A la sombra de los santuarios de sus iglesias derruidas, dos congregaciones en Mayfield se reunieron el domingo para orar por los que estaban perdidos. Los miembros de la Primera Iglesia Cristiana y la Primera Iglesia Presbiteriana se reunieron en un estacionamiento rodeado de escombros, pilas de ladrillos rotos y metal. “Nuestro pequeño pueblo nunca volverá a ser el mismo, pero somos resistentes”, dijo Laura McClendon. 

Escrito por Noticias Argentinas
Buenos Aires, NA