Martes, 09 Febrero 2021 08:47

Diplomacia europea usa Ley del Talión y expulsa a rusos

El desquite. En una acción conjunta, llevada a cabo este 8 de febrero, Alemania, Polonia y Suecia expulsaron a tres diplomáticos.

El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguéi Lavrov mantuvo una tensa conversación con el alto representante para Política Exterior de la Unión Europea, Josep Borrell. El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguéi Lavrov mantuvo una tensa conversación con el alto representante para Política Exterior de la Unión Europea, Josep Borrell. Archivo AFP-NA.

En una acción conjunta, llevada a en las últimas horas, Alemania, Polonia y Suecia expulsaron a tres diplomáticos rusos de sus territorios en respuesta a la expulsión por parte de Rusia de diplomáticos de estos países el pasado viernes.

Moscú rechazó la medida, que catalogó de "inamistosa" e "infundada".

Mientras, desde Bruselas, piden nuevas sanciones a Rusia, indican los medios informativos internaconales.

Alemania y Suecia expulsaron este lunes a dos miembros de las embajadas rusas en sus países, mientras que Polonia hizo lo propio con un miembro del consulado ruso en la ciudad de Polsen.

Estas expulsiones responden a la acción homónima llevada a cabo por Rusia el pasado 5 de febrero, cuando Moscú expulsó a un diplomático de cada uno de estos países por haber participado en manifestaciones a favor del opositor Alexéi Navalny.

El Ministerio de Relaciones Exteriores ruso denominó como "ilegales" las manifestaciones, que tuvieron lugar el 23 de enero.

En estas protestas, miles de personas salieron a las calles en rechazo al arresto de Navalny y a favor de cambios democráticos en el país. Asimismo, se declaró a los tres diplomáticos "personas non gratas".

La Cancillería alemana justificó la expulsión del diplomático ruso al indicar que su delegado en Moscú solamente "cumplía su tarea de informar sobre los acontecimientos in situ de forma legal".

Suecia se sumó a esta misma justificación y Polonia se apoyó en el "principio de reciprocidad".

Tras conocerse la expulsión de los diplomáticos rusos, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, Maria Zakharova, declaró en la televisión estatal que las acciones de los tres países de la UE eran "injustificadas, inamistosas y una continuación de la misma serie de acciones que Occidente está llevando a cabo contra nuestro país, que calificamos de injerencia en los asuntos internos".

Zakharova ya había justificado la expulsión de los delegados europeos, en una acción que tuvo lugar al mismo tiempo que se llevaba a cabo una reunión en Moscú entre el alto representante para Política Exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, y el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, para intentar reforzar unas relaciones diplomáticas que se han visto deterioradas en los últimos tiempos, especialmente tras el envenenamiento de Navalny.

Borrell dijo el 7 de febrero que la visita "alcanzó altos niveles de tensión", especialmente cuando el funcionario comunitario instó a Moscú a liberar a Navalny, y afirmó que la expulsión de los tres diplomáticos durante su visita demostró "que las autoridades rusas no querían aprovechar esta oportunidad para mantener un diálogo más constructivo con la Unión Europea".

"Como UE, tendremos que sacar las consecuencias, reflexionar detenidamente sobre la dirección que queremos dar a nuestras relaciones con Rusia y proceder de manera unida y decidida", aseveró.

Por su parte, Lavrov indicó que posiblemente era la UE la que se estaba desvinculando de Rusia.

En un comunicado en la web del Ministerio de Exteriores Lavrov afirmó que en la reunión con Borrell se centró "en normalizar toda la gama de relaciones con la Unión Europea, basadas no en demandas unilaterales, sino en el respeto mutuo y la consideración de los intereses de los demás".

En Bruselas crece el llamado a nuevas sanciones contra Moscú

El Partido Popular Europeo (PPE) y el grupo de los Conservadores Europeos exigieron este lunes la adopción de nuevas medidas contra Rusia que se sumen a las ya tomadas en octubre tras el envenenamiento de Navalny.

Desde el PPE también se tildó la visita de Borrell como "inútil" y "contraproducente".

Los parlamentarios llamaron a "una nueva estrategia para las relaciones de la UE con Rusia, centrada en el apoyo a la sociedad civil, que promueve los valores democráticos, el Estado de derecho, las libertades fundamentales y los derechos humanos".

La cuestión de las sanciones será abordada el próximo 22 de febrero en la reunión de ministros de Exteriores de los 27 países miembro de la UE, así como en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que se celebrará en marzo.

El pasado 25 de enero los jefes de la diplomacia europea fracasaron en el intento de llegar a un acuerdo para imponer más sanciones.

Se lleven a cabo o no, los diplomáticos de ambas partes tendrán una difícil labor para arreglar unas relaciones que llevan largo tiempo deteriorándose, describe la situación el sitio France24.com

La aprobación de la vacuna rusa Sputnik V por parte de la Agencia Europea del Medicamento es otro de los puntos de fricción entre ambas potencias y desde Hungría y Austria ya han surgido voces que piden que el proceso se agilice.

Escrito por
Buenos Aires, NA