Domingo, 28 Marzo 2021 11:26
Por Marta Cohen

Desde el inicio de la vacunación, Reino Unido aprobó aplicar las dosis con un intervalo de entre ocho a 12 semanas

Dijeron que podía haber hasta tres meses de diferencia con la aplicación de la segunda dosis y esto fue aprobado no solamente para la de Oxford sino también para la vacuna de Pfizer.  

Centro de vacunación en Reino Unido. Centro de vacunación en Reino Unido. Foto: AFP. Victoria Jones. Getty Images.

Cuando el 30 de diciembre el Reino Unido aprobó la vacunación masiva con Oxford-AstraZeneca, decidió aprobarla con un intervalo de entre ocho a 12 semanas para la aplicación de la segunda dosis.

Dijeron que podía haber hasta tres meses de diferencia con la aplicación de la segunda dosis y esto lo aprobó no solamente para la de Oxford sino también para la vacuna de Pfizer.

Ese día, y luego de la aprobación, me fui a leer inmediatamente el paper de la publicación de la revista The Lancet del 3 de diciembre y era verdad que en una de las tablas de la vacuna de Oxford-AstraZeneca se mostraba que la mejor respuesta se alcanzaba cuando la segunda dosis se daba entre las ocho y las 12 semanas.

Y esto ocurrió porque no todos quienes estaban haciendo la prueba de la vacuna pudieron tener la segunda dosis para la misma época.

Brasil, Sudáfrica y el Reino Unido hicieron sus ensayos y algunos tuvieron la segunda dosis en la semana ocho pero otros la recibieron al mes y otros más de seis meses.

Entonces así se pudo ver que había diferentes tiempos de administración de la segunda dosis y que en realidad sí era mejor aplicarla entra las ocho y 12 semanas.

De la misma manera probaron la de Pfizer, pero tanto la FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos) de Estados Unidos como el doctor Anthony Fauci, salieron a decir que no podía ser que se demorara la segunda dosis porque esto había sido aprobada para que se aplicara a los 21 días.

Sin embargo en el Reino Unido se hizo así, yo de hecho tengo colocada la primera dosis desde el 15 de enero y mi segunda dosis con Pfizer va a ser para el 31 de marzo.

El Reino Unido lo aplicó y rápidamente empezaron a disminuir los casos. De 68 mil que teníamos el 8 de enero, pasamos a tener unos cinco mil casos diarios y hubo 1.890 muertos a mediados de enero y ahora tenemos un promedio de 61 casos esta semana pasada y hay días que hay menos de 60.

Seguimos en la cuarentena estricta, pero la combinación de testeos masivos, más de 600 mil diarios, y la separación de las dosis de las vacunas de hasta 8 y 12 semanas para dar la posibilidad de vacunar a más gente, hizo que el país mostrara un resultado muy positivo en combatir esta segunda o tercer ola. Para mí es el tercer pico de pandemia con la variante Kent "B.117" (variante británica) que es tan contagiosa.

Además, recientemente salió una publicación en The Lancet donde se estudiaron más de 17 mil voluntarios y se vio que en realidad a los 22 días de aplicada la primera dosis había un 76% de eficiencia y se mantenía estable hasta los 90 días.

Cuando los vacunados tuvieron la segunda dosis al mes, la eficacia final fue de un 55%, pero cuando se dio la segunda dosis al cabo de entre 8 y 12 semanas la eficacia final fue del 81%.

Entonces, sin ninguna duda resultó mejor a lo esperado y es muy adecuado vacunar al doble de la gente con una dosis porque a los 22 días la vacuna muestra un 76% de eficacia luego de la primera dosis por lo tanto el resultado de espaciar la aplicación de la segunda dosis fue muy favorable.

(*) Marta Cohen  es profesora, patóloga pediatra y trabaja en el Hospital de Niños de Sheffield, Reino Unido.

Escrito por Noticias Argentinas
Buenos Aires, NA