| Última actualización:09 de Septiembre de 2022 - 09:28

De "Rottweiler" a reina consorte: el ascenso de Camila bajo la sombra de Diana

La esposa de Carlos fue sorteando en parte su difícil relación con el pueblo británico y llegó a un lugar que pocos le auguraban.

Por Noticias Argentinas
Camila junto al rey Carlos III. Camila junto al rey Carlos III.

Una vez llamada "Rottweiler" por la mujer a la que reemplazó, es posible que Camila, la segunda esposa del nuevo rey británico, Carlos, nunca se haya ganado del todo al público, pero ahora es reina consorte, con un título que pocos habrían pensado concebible 25 años atrás.

Cuando la primera esposa de Carlos, la popular y glamorosa princesa Diana, murió a los 36 años en un accidente automovilístico en París en 1997, los medios de comunicación describieron a Camila como la mujer más odiada del Reino Unido, alguien que nunca podría casarse con Carlos, y mucho menos convertirse en reina.

Carlos y Diana se separaron en 1992 y se divorciaron en 1996. Diana había culpado a Camila, a menudo retratada como seria y desaliñada, por arruinar su matrimonio y Camila, quien ahora tiene 75 años, ha sido comparada constantemente con la fotogénica primera esposa de Carlos.

Pero Carlos y Camila se casaron en 2005, y desde entonces ella ha llegado a ser reconocida, aunque a regañadientes por algunos, como un miembro clave de la familia real, cuyo efecto tranquilizador sobre su esposo ha sido una ayuda para lidiar con su rol.

"Sufriría cualquier cosa por ti. Eso es amor. Esa es la fuerza del amor", le dijo Camila a Carlos en una conversación telefónica grabada en secreto que se publicó en 1993.

Cualquier duda persistente sobre su estado futuro finalmente se disipó en el 70 aniversario del ascenso al trono de la reina Isabel, en febrero de este año, cuando Isabel dio su bendición a Camila para que tomara el título de reina consorte, señalando que era su "deseo sincero" que ella lo hiciera.

"Mientras hemos buscado juntos servir y apoyar a Su Majestad y a la gente de nuestras comunidades, mi querida esposa ha sido mi propio apoyo constante en todo momento", dijo Carlos en ese momento.

LEE: Murió la reina Isabel II de Gran Bretaña a los 96 años
Primer encuentro

Nacida como Camila Shand en 1947 en una familia acomodada, su padre fue un comandante del ejército y comerciante de vinos que se casó con una aristócrata. Fue educada en Inglaterra, Suiza y Francia.

Se movió en círculos sociales que la pusieron en contacto con Carlos, a quien conoció en una cancha de polo a principios de la década de 1970.

"Su mundo se puso patas arriba y no creo que realmente se haya recuperado", dijo Christopher Wilson, autor de un libro sobre la relación de la pareja.

Cuenta la leyenda que, en los primeros días, Camila le recordó a Carlos con coquetería que su bisabuela, Alice Keppel, fue la amante durante mucho tiempo de un anterior Príncipe de Gales que se convirtió en el Rey Eduardo VII. Luego aparentemente le dijo: "Entonces, ¿Qué te parece?".

La pareja salió durante un tiempo y el biógrafo Jonathan Dimbleby dijo que Carlos había contemplado el matrimonio en ese momento, pero se sentía demasiado joven para dar un paso tan importante.

Mientras él se dedicaba a su carrera naval, Camila se casó con un oficial de caballería, el brigadier Andrew Parker Bowles. La pareja tuvo dos hijos, Tom y Laura. Se divorciaron en 1995.
.
"Tres en este matrimonio"
.
Carlos se casó con Diana, de 20 años, en una boda en 1981 que encantó no solo al Reino Unido sino al mundo entero. Sin embargo, a pesar de tener dos hijos, Guillermo y Enrique, la relación se agrió unos años más tarde y el príncipe reavivó su romance con su examante.

La profundidad de su relación quedó expuesta a un público conmocionado en 1993 cuando se publicó en los periódicos una transcripción de una conversación privada grabada en secreto, con detalles íntimos como que el príncipe declaraba su deseo de vivir dentro de los pantalones de Parker Bowles y reencarnarse en un tampón.

En una famosa entrevista televisiva al año siguiente, Carlos admitió que había reanudado su relación menos de seis años después de casarse con Diana, pero dijo que fue solo después de que su matrimonio se rompió irremediablemente. Sin embargo, Diana apodó a Camila "la Rottweiler" y la culpó por la ruptura. Cuando su relación con Carlos colapsó, comentó en una entrevista televisiva de 1995: "Éramos tres en este matrimonio, así que estaba un poco abarrotado".

Si bien Diana trajo glamour a la sofocante Casa de Windsor con sus vestidos relucientes, muchos británicos no podían entender por qué Carlos preferiría a Camila, amante del campo, generalmente fotografiada con una bufanda y un impermeable verde.

"Carlos fue tonto al arriesgarlo todo con Camila", dijo el príncipe Felipe, esposo de Isabel, en una carta a Diana. "No puedo imaginar a nadie en su sano juicio dejándote por Camila".

Sin embargo, las personas cercanas a Carlos dicen que Camila le proporcionó un escape de sus estrictos deberes reales y a la educación recibida en palacio, como nadie más lo hizo.

Después de la ruptura de su matrimonio con Diana, se dice que le compró un anillo de diamantes y un caballo, y le enviaba ramos de rosas rojas todos los días.

"No cabía duda de que se amaban: en Camila Parker Bowles, el príncipe encontró la calidez, la comprensión y la firmeza que siempre había anhelado y que nunca había podido encontrar con ninguna otra persona", escribió Dimbleby en su biografía autorizada.

"Su relación... más tarde se retrataría simplemente como un asunto de mal gusto. Para el príncipe, sin embargo, fue una fuente vital de fortaleza para un hombre que se había entristecido más allá de las palabras por un fracaso del que invariablemente se culpaba a sí mismo".

LEE: Los vínculos de la Reina Isabel II con la Argentina, pese a no haber visitado nunca el país
Imagen renovada

Después de la muerte de Diana, los asesores reales, encargados de reconstruir la reputación empañada de la familia real golpeada por años de historias negativas sobre infidelidades en los medios, también comenzaron lentamente la tarea de integrar a Camila en un papel más público.

La primera aparición pública de la pareja fue en una fiesta de cumpleaños de la hermana de Camila en el hotel Ritz de Londres en 1999 y en 2005 pudieron casarse.

Los periódicos sensacionalistas que alguna vez fueron muy críticos ahora prodigan elogios hacia ella. "Nadie finge que fue fácil para la duquesa de Cornualles seguir a Diana. Pero con tranquila dignidad, humor fácil y compasión visible, ha aceptado el desafío. Ella es, simplemente, la roca de Carlos", escribió el Daily Mail en su editorial en febrero de 2022.

El mismo periódico, casi 17 años antes del día en que Carlos y Camila anunciaron su compromiso, había dicho: "¿Entonces el público ahora está de humor para perdonar la manera tan miserable en que se trató a Diana? ... Sin embargo, en lo que se equivocan, es en permitir que Camila sea conocida como Su Alteza Real, el mismo título que se le despojó tan despiadadamente a Diana después de su divorcio".

Camila, no obstante, nunca se ha ganado por completo el afecto público generalizado. Según un rastreador de encuestas regular de YouGov, en mayo de 2022, solo el 20% de los encuestados pensó que debería ser reina, mientras que el 39% pensó que debería recibir el título de princesa consorte.

Sin embargo, una encuesta del Daily Mail después de que la reina la respaldara para convertirse en reina consorte sugirió que el 55% apoyaba ese movimiento frente al 28% que se oponía.

Si bien muchos británicos no han perdonado el papel que ella desempeñó en la ruptura del matrimonio de Carlos y Diana, el príncipe Enrique indicó que ese no fue el caso con él y su hermano mayor. "Para ser honesto contigo, ella siempre ha sido muy cercana a Guillermo y a mí", dijo Enrique en una entrevista con motivo de su cumpleaños número 21 en 2005. "Ella no es la madrastra malvada".

Reporte de Michael Holden, periodista de la agencia británica Reuters

Escrito por Noticias Argentinas
NA - Buenos Aires, Argentina