Sábado, 11 Septiembre 2021 06:00

¿Cómo actuó Estados Unidos tras el ataque terrorista?

Luego de la tragedia del martes 11 de septiembre de 2001, el país norteamericano reaccionó desde el punto de vista político y estratégico, con intervenciones que se mantienen hasta la actualidad.

¿Cómo actuó Estados Unidos tras el ataque terrorista?

Hace veinte años, los emblemáticos edificios de Nueva York fueron noticia en todos los países del planeta, tras darse a conocer que una serie de cuatro atentados las derribaron, causando la muerte de 2.996 personas (incluidos los 19 terroristas), la desaparición de 24 víctimas y más de 25 mil heridos (muchos de ellos, con lesiones permanentes).

Cuáles fueron los resultados tras el ataque

Estados Unidos tuvo una enorme consecuencia “tanto desde el punto de vista político, como desde el punto de vista estratégico, respecto a lo que en ese momento era, no sólo la primera potencia en el mundo, sino que ejercía una hegemonía unipolar”, explicó el analista internacional Jorge Castro.

Se debe tener en cuenta que, en 1991, con el fin de la Guerra Fría y la desaparición de la Unión Soviética hizo que el país norteamericano entre en una “etapa unipolar del sistema mundial con eje hegemónico exclusivo”. Es por esto que, en el momento que ejerció una hegemonía unipolar, es cuando recibió este ataque proveniente de Al Qaeda.

“En definitiva: tuvo un significado de alcance mundial porque implicó un desafío y un golpe estratégico de enorme magnitud a la potencia unipolar de ese momento, que era, inequívocamente, los Estados Unidos”, detalló Castro.

Y agregó que “a partir de ese momento, el país norteamericano interviene militarmente en la guerra de Afganistán, dando en eje una guerra de duraría veinte años y que acaba de terminar hace dos semanas, con su derrota a mano de los Talibanes. Y la otra fue, de manera casi inmediata, la intervención militar en Iraq, que llevó a una guerra en la que Estados Unidos estuvo sumergido por más de diez años”.

Estas dos intervenciones militares se organizaron bajo el rompimiento de los vínculos estratégicos entre Estados Unidos y los principales aliados de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte). Y aunque el presidente del país norteamericano de ese momento (George W. Bush) llegó a tener más del 80% del respaldo de la opinión pública tras el ataque de Al Qaeda en 2001, su popularidad se derrumbó “al fracasar, sobre todo en la guerra de Iraq, y al sufrir las fuerzas armadas una situación de estancamiento estratégico”.

Qué medidas se implementaron tras el atentado

“Se transformó la legislación con un régimen sancionado por el Congreso de los Estados Unidos. Hubo una intervención en las comunicaciones internas y externas de la nación y en el mundo, en manos de la inteligencia norteamericana, de enorme rigurosidad”, expresó el profesional.

También se estableció un régimen especial para tratar a los prisioneros de Al Qaeda, que fueron llevados a una cárcel en Cuba (Centro de detención de Guantánamo) y sometidos a un régimen especial extremadamente riguroso.

El miedo de la sociedad norteamericana de que vuelva a suceder un “11 de Septiembre”

El analista internacional ha asegurado que hay una posibilidad de que Estados Unidos vuelva a ser objeto de atentados terroristas: “Hay un consenso entre los principales expertos militares norteamericanos y del propio sistema de inteligencia de Estados Unidos, en el sentido de que hay un aumento del peligro mundial en manos de la reaparición del fenómeno del terrorismo internacional con el triunfo de los Talibanes en Afganistán”, explicó.

Según Castro, esto afecta de manera directa a los países europeos (que recibieron ataques terroristas desde la primera década del siglo hasta hace cinco años en diferentes partes del continente) y a Estados Unidos (país que también tuvo atentados luego de los sucedido en 2001).

Escrito por Camila Olivera
Buenos Aires, NA