Lunes, 15 Febrero 2021 08:26

La "guerra fría" China-EEUU en su apogeo, ahora en torno a la pandemia

El gigante asiático es acusado desde el país de América del Norte de haber organizado una conspiración sobre la base de rumores. 

La "guerra fría" China-EEUU en su apogeo, ahora en torno a la pandemia

 

 China y no Rusia fue el país que tomó la iniciativa en la difusión de desinformación extranjera sobre los orígenes de COVID-19, concluye una investigación periodística internacional.

Esto es lo que afirma una agencia periodística de los Estados Unidos, tras haber trabajado durante nueve meses con el Laboratorio de Investigación Forense Digital del Atlantic Council.

Según la especie, un rumor de que los Estados Unidos crearon el virus que causa el COVID-19 fue armado por el gobierno chino, propagándose desde la oscuridad. rincones de Internet a millones de personas en todo el mundo. 

El análisis se basó en una revisión de millones de publicaciones y artículos en redes sociales en Twitter, Facebook, VK, Weibo, WeChat, YouTube, Telegram y otras plataformas.

Así lo describe una extensa nota que publica la agencia Associated Press con la rúbrica de Erika Kinetz.

Los funcionarios chinos estaban reaccionando a una poderosa narrativa, alimentada por los grupos QAnon, Fox News, el ex presidente Donald Trump y los principales republicanos, de que el virus fue fabricado por China, dice el artículo.

"Todas las partes deben decir firmemente 'no' a la diseminación de desinformación", dijo el ministerio en un comunicado a AP, pero agregó: "Frente a acusaciones inventadas, está justificado y es apropiado reventar mentiras y aclarar rumores".

"El 7 de febrero, Li Wenliang, un médico chino castigado por hacer circular una alerta temprana sobre el brote, murió de COVID-19. El torrente de dolor y rabia provocado por la muerte de Li fue una exhibición inusual, y para el gobernante Partido Comunista, inquietante, en el espacio cívico estrictamente monitoreado de China", prosigue el artículo.

 Simultáneamente, marca que "voces poderosas en los EE. UU., desde el ex presidente Trump hasta los republicanos del Congreso, estaban trabajando para cambiar el nombre de COVID-19 como "el virus de China", amplificando las teorías marginales de que había sido diseñado por científicos chinos".

Todo se replicó en redes sociales y China se colocó a la defensiva.

La historia prosigue así: "A medida que China abrazó la desinformación abierta, se apoyó en la estrategia e infraestructura de desinformación rusas, recurriendo a una red establecida desde hace mucho tiempo de representantes del Kremlin en Occidente para sembrar y difundir mensajes".

"Uno amplificaba el otro ... Cuánto estaba controlado por el mando, cuánto era oportunista, era difícil de decir", dijo Janis Sarts, directora del Centro de Excelencia en Comunicaciones Estratégicas de la OTAN, con sede en Riga, Letonia. 

El trabajo también explora la actitud pendular del gobierno chino, que pasó de arrestar a ciudadanos que difundían noticias falsas dentro de su territorio (incluso criticando a los Estados Unidos) a una ofensiva en idéntico sentido, contra el rival estratégico.

Más tarde -sigue la AP- los medios estatales rusos entraron en acción para legitimar la teoría de que Estados Unidos diseñó el virus como un arma.

El medio de comunicación del ejército ruso, Zvezda, anunció que el brote en China estaba vinculado a una prueba de armas biológicas, citando a un candidato político fallido en cuatro ocasiones llamado Igor Nikulin.

Nikulin afirma que trabajó con las Naciones Unidas en el desarme en Irak de 1998 a 2003, incluso como asesor del exsecretario general de la ONU, Kofi Annan.

Pero la ONU no tiene registro de su servicio, se advierte.

 Richard Butler, el principal inspector de armas de la ONU en ese momento, dijo a AP que nunca había oído hablar de él. Tampoco Hans Corell, quien se desempeñó como Secretario General Adjunto de Asuntos Jurídicos y Asesor Jurídico de las Naciones Unidas de 1994 a 2004, donde trabajó en estrecha colaboración con Annan.

Nikulin dijo que los registros de su trabajo en la ONU pueden haber sido destruidos y atascados por su teoría de que COVID es un arma biológica estadounidense, una afirmación que ha sido desacreditada repetidamente.

Los políticos rusos se unieron al coro. La parlamentaria Natalia Poklonskaya argumentó que el nuevo coronavirus podría ser un arma biológica creada “por aquellos que quieren gobernar el planeta” para socavar a China. Poco después, Vladimir Zhirinovsky, el líder nacionalista del Partido Liberal Democrático de Rusia, sugirió que la culpa era de los Estados Unidos y sus codiciosas compañías farmacéuticas.

Así las cosas, Nikulin siguió con su teoría, los funcionarios estadounidenses también dijeron que la inteligencia rusa había estado difundiendo encubiertamente desinformación sobre COVID-19, incluidas las afirmaciones de que el virus era un arma biológica estadounidense.

Y las acusaciones eran idénticas, desde China y Rusia o de los Estados Unidos, haia el otro sector.

Todo ello replicado por medios como One America News Network, un canal pro-Trump; Press TV de Irán, Global Research y su antiguo socio, la Strategic Culture Foundation, una revista en línea que se hace pasar por independiente pero que en realidad está dirigida por el servicio de inteligencia exterior de Rusia. según el Departamento de Estado de los EE. UU., abunda la AP.

Escrito por
Buenos Aires, NA