Domingo, 06 Junio 2021 17:32

Elección en México: López Obrador perdió participación legislativa y deberá negociar en el frente oficialista

El partido Morena y sus aliados PT y PVEM se quedaron con el 55,8% de la Cámara de Diputados y la coalición opositora PAN-PRI-PRD con el 39,4%. El presidente no podrá sancionar reformas de fondo y deberá negociar internamente.

Retroceso oficialista en Diputados Retroceso oficialista en Diputados La Reforma

Luego de conocerse el resultado del conteo rápido del INE, la coalición que responde al presidente Andrés Manuel López Obrador, e integran Juntos Hacemos Historia (su partido Morena, el Partido Verde y el Partido del Trabajo), retenía la mayoría absoluta de la Cámara de Diputados, pero no le alcanzaba para ganar la mayoría calificada.

Lejos de haber llegado a los 334 escaños que necesitaba para reunir los dos tercios, el partido de Gobierno, que actualmente cuenta con 256 diputados, bajaría su participación, de mantenerse las actuales proporciones en los cómputos finales, a entre 190 y 203, las cuales le impedirían pasar reformas constitucionales en el Congreso.

Además, la mayoría absoluta le hubiera servido, por ejemplo, para desatrabar su plan energético, que después del trámite parlamentario quedó paralizado por la justicia.

Por agrupación, Morena obtenía hasta el momento entre 190 y 203 curules para Cámara de Diputados, seguido del PAN, que tendría entre 106 y 117.

Los datos parciales dan cuenta, asimismo, que el PRI y el PAN mejoraron en escaños y el Partido Verde cuadruplicó su representación, convirtiéndolo en un referente calificado dentro del frente oficialista.

En consecuencia, el Movimiento de Regeneración Nacional sumará alrededor de 197 escaños, según la media de las cifras reportadas por el conteo rápido del INE, en tanto el PAN se posiciona como la segunda fuerza, con una media de 111 diputados.

De modo que quedarían:

* El PRI con 69 bancas.

* El Verde unas 44.

* El Movimiento Ciudadano 24.

* El PT con 38, y

* El PRD con 17.

La participación ciudadana llegó al 52.5% a nivel nacional. En 2009, la tasa de participación fue de 45%, para 2018 subió a 48%, mientras que en 2021 es de 52%.

Por la tarde, el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, ya había calificado de exitosa la jornada electoral de este domingo. Considerando la pandemia de Covid-19, el balance es positivo, subrayó.

Agregó en un mensaje en cadena nacional que se presentaron incidentes, pero fueron focalizados, al destacar que se ha iniciado el escrutinio de los sufragios y las cifras alimentarán el programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), que estará operando hasta mañana al as 20.00 horas.

Asimismo, empezaron también a conocerse las primeras estimaciones de victorias en las carreras a gobernador.

El conteo rápido estatal muestra un triunfo contundente del PAN en Querétaro, bastión tradicional de ese partido: Mauricio Kuri se colocaba en primer lugar con un 54,7% de los votos, seguido de lejos por la aspirante de Morena, Celia Maya, con un 23,2%. La participación ciudadana se sitúa entre el 49% y el 52%

Morena se llevaría Colima, un Estado en el que el PRI ha gobernado durante casi un siglo, al imponerse la aspirante morenista Indira Vizcaíno con un 33,5% de los votos, frente al 27,9% de la candidata del PAN, Mely Romero.

Por otra parte, Morena perdía cuatro alcaldías clave en Ciudad de México.

Gana_terreno_la_alianza.jpg

Fuente La Reforma

Desde poco después de que cerraran las urnas a las 18:00 y, sin esperar resultados oficiales, aspirantes a gobernador de varios Estados se habían proclamado ganadores de la elección.

En Nuevo León, los dos candidatos principales, Samuel García, de Movimiento Ciudadano, y Adrián De la Garza, de la coalición PRI-PRD, anunciaban su victoria minutos después de que cerraran las casillas. Lo mismo sucedió en Guerrero, con la candidata de Morena, Evelyn Salgado, y su contrincante, Mario Moreno, del PRI-PRD.

Los discursos de los dirigentes de los principales partidos, caso de Mario Delgado, de Morena, apresuraron festejos por victorias anticipadas de la formación en hasta 12 Estados, entre ellos Guerrero, Nayarit o Sinaloa.

Frente a estas acciones, el Instituto Nacional Electoral (INE) pidió a los partidos que evitasen declararse ganadores: “Los votos no se han contado”, advirtó.

La jornada electoral transcurrió con relativa normalidad en casi todo el país, pese a algunos episodios aislados de violencia en Oaxaca, Baja California y el Estado de México.

 

Maratón

 

Una maratón de elecciones intermedias, de las más grandes y polarizadas en años, para renovar 500 escaños de la Cámara de Diputados y casi la mitad de las gubernaturas del país, incluidas las de cuatro estados fronterizos, tuvo lugar este domingo en México. 

93 millones de mexicanos definieron 15 de las 32 entidades federativas, alcaldes, congresos locales; en su conjunto 20.417 cargos públicos, y que suponen el primer gran examen al Gobierno de López Obrador.

El clima preelectoral prefiguraba, a priori, una confrontación especialmente dura en el norte del país, ya que la campaña electoral estuvo signada por la violencia.

AMLO, como se lo conoce, ingresó al Museo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), ubicada en el Antiguo Palacio del Arzobispado, a las 8 de la mañana con 53 minutos. Se colocó un cubrebocas desechable color azul y tomó el gel antibacterial. 

Llegó tomado de la mano de su esposa Beatriz y de la misma forma salió 5 minutos después. Sólo se detuvo a hacer declaraciones “de circunstancia” a la prensa que cubría en el lugar, al que acudieron también varias decenas de personas pertenecientes a grupos de seguridad, vestidos de civil, de dependencias locales, estatales y federales, así como algunos observadores electorales de la Coppal. 

Fue el primero en sufragar, igual que en el comicio que lo consagró Presidente en 2018.

En otras sedes, votaron temprano, asimismo, el ex candidato presidencial por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), José Antonio Meade Kuribeña, y la senadora panista Josefina Vázquez Mota.

Gran expectativa despierta el escrutinio, ya que el presidente y su partido, Movimiento Regeneración Nacional (Morena), medirán sus fuerzas luego de tres años de dominar sin dificultad el tablero político en tanto la oposición y de las fuerzas tradicionales, el PRI y el PAN, se desarticulaban. 

 

Violencia territorial

 

Paralelamente, el país se desangra entre balaceras, secuestros y asesinatos, el último, hace 48 horas, a un aspirante de Movimiento Ciudadano que fue acribillado en Veracruz. 

Es en torno de la elección para los miles de cargos locales donde se concentran las amenazas de las organizaciones criminales y los carteles que se disputan algunos territorios rurales; en la larga campaña se han contabilizado casi 800 atentados y 36 homicidios. 

La campaña electoral para el domingo en México se disputa a sangre y fuego

De modo que la seguridad, junto con la economía, se convirtieron en los principales frentes del Gobierno sometidos a balance por parte de la ciudadanía después de tres años de mandato, pero sería muy prematuro pronosticar que alcancen a condicionar las presidenciales de 2024.

Tanto el PRI como el PAN, y también la izquierda del PRD, han sido barridos casi del todo de la escena política federal y carecen de liderazgos fuertes.

Pero como la oposición se unió termina convirtiendo estas elecciones en un referéndum sobre el gobierno de Morena, el partido que creó AMLO en 2014, y espera mantener una mayoría en el Congreso.

Sin embargo, habrá que esperar hasta el lunes 7, cuando se sabrá el escrutinio final, si la retendrá en la Cámara de Diputados o si tendrá que depender del apoyo de sus aliados del Partido Verde (PVEM) y del Partido del Trabajo (PT) para las leyes que definen políticas de Estado.

Los resultados recién se certificarán oficialmente hasta el 23 de agosto.

Hasta hoy tiene mayoría en ambas cámaras, y el partido sigue muy de cerca la agenda de su fundador populista, prometiendo erradicar la corrupción y aliviar la pobreza, mientras lucha por la justicia social y la igualdad.

El escenario político federal ya hubiera estado bastante más definido si no fuera por la mella que hizo en la ciudadanía el contexto excepcional por la pandemia de Covid-19, que ha dejado casi 230.000 muertos, y una campaña de vacunación marcada por unos retrasos que se han destacado en las últimas semanas. 

 

Kamala

 

La vicepresidenta de EEUU, Kamala Harris, parece haber elegido un momento extraño para visitar al vecino del sur de EEUU, según escribió en el portal de CNN Jorge G. Castañeda, exsecretario de Relaciones Exteriores de México y actualmente profesor de la Universidad de Nueva York.

Percance para Kamala Harris en su primera gira internacional

“Como Estados Unidos busca profundizar sus lazos en Latinoamérica, y, sobre todo, como espera frenar el flujo de migrantes que se dirigen a la frontera sur de Estados Unidos, las respuestas ayudarán a determinar si la administración de Joe Biden puede abordar eficazmente las llamadas `causas de fondo` de esa migración en México y el Triángulo Norte de Centroamérica”, indicó.

Si bien la inmigración ocupa gran parte del interés de Estados Unidos, y por ende de la agenda de Harris, dado el flujo de inmigrantes que se dirigen al norte y las controversias internas que ha vivido Estados Unidos en la materia en la última década, incluso en el primer año de la presidencia de Biden, las drogas y la seguridad ocupan un capítulo importante, de acuerdo con el analista.

No lo serán menos los asuntos que la administración de Joe Biden ha planteado a otros gobiernos, entre ellos, el cambio climático y las energías renovables, los derechos humanos y la democracia, el Estado de Derecho, la política macroeconómica y la (mala) gestión de las pandemias, e incluso las relaciones con Rusia y China, por no hablar de Venezuela. 

De hecho, muchas de estas cuestiones están vinculadas y no pueden dividirse fácilmente.

Según el poder con el que se quede el oficialismo mexicano, la Casa Blanca podrá hacerse una composición de lugar sobre la posibilidad de empalmar un acuerdo fronterizo como el que forjara Donald Trump con el presidente de izquierda populista AMLO, aun cuando en las declaraciones públicas lo denostara.

Escrito por
Buenos Aires, NA