Jueves, 11 Marzo 2021 13:01

Rusia desarrolla un medicamento para bloquear la reproducción del coronavirus

Primero fue la vacuna Sputnik V. Ahora es un fármaco que será administrado por vía nasal. Estiman que podría ser aprobado antes de fin de año.

Primero fue la vacuna Sputnik V Primero fue la vacuna Sputnik V NA

Rusia anunció la creación de un nuevo compuesto antiviral contra el coronavirus que se administrará por vía nasal, lo que se suma a su vacuna Sputnik V, la más conocida.

Recientemente ha terminado la primera etapa de ensayos clínicos y se informa de su alta eficacia y seguridad, dice el sitio Actualidad.rt.com

Si se cumplen los pronósticos, el fármaco podría ser registrado este año, agrega la información internacional.

El director del instituto desarrollador Musá Jaítov explicó a RT que es "un medicamento etiotrópico, que bloquea la replicación y preproducción del virus que causa el covid-19".

"Este compuesto específico funciona sobre la base del mecanismo de interferencia del ARN, lo llamamos MIR-19 [ARN Interferente Pequeño, por sus siglas en ruso]", detalló el inmunólogo.

Jaítov aseguró que el Instituto de Inmunología que encabeza desarrolla "las plataformas de medicamentos que funcionan a través de dicho mecanismo" desde hace años, algo que permitió crear varios fármacos.

"Inmediatamente después de la aparición de la pandemia del coronavirus hace un año, surgió la idea de crear un compuesto que funcione sobre la base del mecanismo de interferencia del ARN y que bloquee las réplicas del virus. Y prácticamente, en menos de un año recorrimos un largo camino de la idea hasta la creación de un medicamento", señaló el director del centro científico estatal.

El director amplió: "A día de hoy, ya casi concluimos la primera fase de las pruebas clínicas. Pero los resultados de los estudios preclínicos demostraron que el fármaco tiene una eficacia antiviral muy alta".

De esta manera, Rusia pugna por seguir llevando la delantera en la lucha contra la pandemia de coronavirus en el campo científico.

Así, compite también económicamente con los laboratorios de las grandes potencias, principalmente de Europa, que también produjeron vacunas para combatir la temible enfermedad.

Los productos de Rusia han llegado en cantidad a la Argentina, también a Venezuela en el continente americano, donde sin embargo Cuba está empeñada en producir su antídoto y, al menos en un principio, autoabastecerse.

Escrito por Noticias Argentinas
Buenos Aires, NA