| Última actualización:18 de Julio de 2022 - 14:37

Durmientes y rieles estresados: por qué los trenes del Reino Unido luchan con el calor

Los pronósticos de que las temperaturas británicas podrían alcanzar un máximo histórico; esta semana obligaron a los operadores a cancelar o ralentizar los servicios el lunes.

Cuando la temperatura del aire alcanza los 30 grados centígrados, la del riel puede ser hasta 20 grados más alta. Cuando la temperatura del aire alcanza los 30 grados centígrados, la del riel puede ser hasta 20 grados más alta. NA-Reuters

Los pronósticos de que las temperaturas británicas podrían alcanzar un máximo histórico esta semana obligaron a los operadores de trenes a cancelar o ralentizar los servicios el lunes, reviviendo un viejo debate sobre por qué la red ferroviaria británica sufre con el calor.

En la medida que el mercurio se disparó, las compañías ferroviarias de Gran Bretaña impusieron restricciones de velocidad en la red debido al riesgo de que las temperaturas extremas pudieran obligar a los rieles de metal a doblarse y a las líneas eléctricas aéreas a combarse, lo que significa que los viajes tomarían más tiempo de lo normal. 

LEÉ: Reino Unido declaró “alerta roja” por las altas temperaturas

La agencia de noticias Reuters ofreció entonces una explicación de la red ferroviaria británica y por qué no siempre puede operar a toda velocidad y capacidad en los días más calurosos, a diferencia de Europa, donde los servicios no se han visto afectados en su mayoría.

Carriles tensionados

Los rieles están pretensados ​​para ayudarlos a resistir altas temperaturas, y los rieles británicos tienen un nivel libre de estrés de 27 grados Celsius. Otros países eligen diferentes temperaturas.

Según Network Rail, cuando la temperatura del aire alcanza los 30 grados centígrados, la del riel puede ser hasta 20 grados más alta, y partes de la vía no pueden soportar esos niveles.

Network Rail, que posee y opera las 20.000 millas de vías férreas de Gran Bretaña y 30.000 puentes, túneles y viaductos, reportó que no era práctico ni rentable adoptar sistemas adecuados para temperaturas más altas, debido a la rareza de los días extremadamente calurosos en el país.

También comunicó que los rieles estresados ​​al mismo grado que los de países muy cálidos podrían hacerlos menos resistentes a las bajas temperaturas en el invierno.

Construcción

La mayoría de las vías férreas en Gran Bretaña están hechas de vías convencionales con balasto que consisten en durmientes y piedras que se utilizan para mantener los rieles en su lugar.

El riel de acero puede expandirse o contraerse significativamente en verano e invierno, empujando y deformando el ferrocarril.

El movimiento de los trenes también genera fuerzas sobre la vía. Cuanto mayor sea la velocidad, mayor será la fuerza de un tren. Cuando la expansión del calor se suma a la presión, los trenes británicos tienen que reducir la velocidad para aminorar las fuerzas adicionales que están aplicando.

En algunos países donde las traviesas y el balasto no pueden contener la fuerza de las altas temperaturas, utilizan una losa de hormigón sólido para mantener los rieles en su lugar. Network Rail dice que la instalación de vías en placa cuesta alrededor de cuatro veces más que la instalación de vías con balasto estándar: solo algunas rutas usan esto en Gran Bretaña.

LEÉ: Una nueva ola de calor golpea a Europa Occidental por segunda vez en un mes

Opciones alternativas

Partes de la pista están pintadas de blanco para absorber menos calor: un riel blanqueado puede ser de 5 a 10 grados centígrados más frío que uno sin  ese proceso. 

Cuando se le preguntó si las operaciones normales se reanudarían el miércoles, cuando se espera que las temperaturas bajen, Jake Kelly de Network Rail dijo que eso dependería del "daño que el clima cause a la infraestructura durante los próximos días".

Escrito por Noticias Argentinas
NA - Buenos Aires, Argentina