Viernes, 02 Abril 2021 22:27

La emotiva despedida de los medios de Óscar González Oro

A pura emoción fue la despedida del locutor del medio en el que hizo una verdadera y auténtica historia

El "Negro" Oro hizo su último programa de radio El "Negro" Oro hizo su último programa de radio

Lo anunció hace ocho días y lo concretó esta noche.

Las horas pasaron rápidas, con esa adrenalina que tienen las grandes citas. Después de 35 años, Oscar González Oro se despidió de la radio con la última emisión de "La vida misma", por AM 630 Radio Rivadavia. Lo hizo desde Uruguay, donde reside desde mediados del año pasado, pero no estuvo solo: lo acompañó el profundo amor de oyentes y compañeros de todos estos años. De toda una vida.

Diez minutos antes de las 19, Nelson Castro abrió el pase con el Negro, el último encuentro micrófono de por medio en la histórica emisora de la calle Arenales. Después de dedicarle una bella melodía en el piano, el conductor de Crónica de una tarde anunciada, lo despidió: Gracias Oscar, esto quedará para el recuerdo de la vida de todos nosotros, no te vayas nunca, te querremos siempre, me hace bien hablar con vos”, señaló Castro antes de pedir un aplauso para el Negro.

El último programa oficial de "La vida misma" empezó con un recorrido del Negro en su paso por Rivadavia y con una breve charla con Débora Plager, la periodista que ocupará la franja de las 19 a partir del próximo lunes.

“Qué gusto escucharte, es un placer encontrarme en ese micrófono tan honrado”, apuntó la panelista de Intratables, que recordó que en Rivadavia había dado sus primeros pasos en el medio. Luego recordaron su trabajo conjunto en Radio 10. 

“La intimidad de la radio permitía que tuviese a tanta gente alrededor, que te habla como familia y nunca se vieron la cara. En la radio no podés mentir y la gente te conoció así, transparente. Es honestidad pura”, señaló Plager.

Entre palabras de amigos y famosos, el conductor se conmovió tanto con la carta de un oyente, Facundo Fernández, que tuvo que pedirle a su compañera Soledad González que lo leyera.

La carta decía que El Oro y el Moro le cambió la vida, y que la voz del Negro lo acompañó desde que estudiaba medicina hasta que formó su familia, y que gracias a él había conocido a artistas como Cacho Castaña, Jairo y Marilina Ross. “Me enteré que el Negro cuelga los botines de la radio y me quedé estupefacto”, escribió Facundo y agregó: “Luego del baldazo helado, me hice carne de sus palabras y me puse feliz. Fuiste sos y serás el motor de arranque”.

“Gracias por ser mentor y, por sobre todo gracias porque en tu bondad encontré a un gran amigo”, le dijo Mauro Gago, productor y asistente.

Desde Madrid, lo hizo llorar el llamado de su hijo Pablo. “Prontito, hijo, nos vemos. Hice todo esto para estar con ustedes. Quiero tener más fotos juntos”, le dijo El Negro al saludarlo. “Ahora a ser un poco egoísta… Ya te prestamos demasiado a la gente. Empieza una nueva etapa a disfrutarla”, le respondió el hijo. “Todo lo que hice en la vida es para que ustedes estén orgullosos de mi”, contestó el padre conmovido.

Después llegó un mensaje de voz, de su otro hijo, Agustín, que reside en Inglaterra. “Vamos por la libertad, alegría y felicidad. Estoy acá para darte la bienvenida a esta nueva etapa”, señaló y sembró un manto de duda en tono de broma. “Hay apuestas en los mercados internacionales a ver cuánto dura, hay quienes hablan de El Chalchalero del éter. Porque habita en ti, el éter. Entrás en los años dorados y aquí te esperamos, con los brazos abiertos”, cerró Agustín.

Antes del pase con Hanglin, el Negro se dirigió por última vez de su audiencia al borde de las lágrimas. 

“Gracias por el amor y la energía que me dieron. Por quererme, por respetar cosas que he comentado que tienen que ver con mi más profunda intimidad. Me bancaron mi salida del closet, nunca me sentí agredido, ni me faltaron el respeto. Eso tiene un valor inconmensurable”, agradeció el locutor. “Me han hecho muy feliz, me dieron una vida que no esperaba. Siempre me apoyé en el amor, el cariño y el respeto de la gente, como cuando me dieron fuerza para superar una operación de triple by pass”, agregó.

González Oro agradeció a su equipo de producción y tuvo el último pase con Hanglin, que no daba crédito a lo que escuchaba.

“Estoy impactado por la unanimidad. Que monstruo, vos sos Neustadt, Hadad y Longobardi todos juntos y con otro arte. Sos Boca y sos River. Sos impresionante”, lo elogió.

“Gracias hermano, valoro tu opinión, estoy conmovido”, cerró el Negrito, antes de poner en pausa el micrófono para dedicarse a lo que tanto postergó.

 

 

 

Escrito por
Buenos Aires, NA