Jueves, 13 Agosto 2020 21:00

Adriana: "La música y los personajes son una excusa para poner en palabras los que los chicos están sintiendo en este momento"

A días de presentar su show vía streaming por el "Día de la Niñez", la animadora infantil habla de cómo los chicos sufren el contexto actual, sus veinte años de carrera y su misión de inspirar valores de familia.

Adriana: "La música y los personajes son una excusa para poner en palabras los que los chicos están sintiendo en este momento"

Por Belén Canonico.

Hace veinte años que Adriana Szusterman se convirtió en un referente de la música infantil con su show “Cantando con Adriana”. Y este domingo 16, presentará “Misión jugar por jugar en casa” vía streaming para celebrar el “Día de la Niñez”. “El objetivo principal es pasar un buen rato en familia y reivindicar el valor del juego en esta etapa maravillosa”, cuenta la animadora en diálogo con NA.

? ¿Te costó adaptarte a las plataformas digitales?

Al principio pensaba que iba a ser muy difícil porque hace veinte años que hago teatro y tengo interacción con los chicos, veo sus reacciones, las caras que hacen…Pero me quise adaptar a lo nuevo y alquilé un estudio de televisión, llevé a todos mis personajes y hasta pude hacer que mi papá toque el piano desde su casa y participe del show como siempre. Sorprendentemente le pude encontrar el lado bueno a esta etapa tan rara.

? Es importante el entretenimiento en los más chicos dado el contexto que estamos viviendo.

-Totalmente. La música y los personajes son una excusa para transmitir valores, para poner en palabras lo que los chicos están sintiendo en este momento. Como por ejemplo, que uno de los títeres pueda decir que está mal porque no puede ver a sus amigos, me parece que está buenísimo, porque es lo que les pasa a los chicos. Poder ponerlo en palabras implica darles herramientas para transformarlo y que puedan jugar.

? Hacés hincapié en la “revalorización del juego”, ¿por qué?

Es un mensaje mío desde siempre. Siento que necesitamos revalorizar y reivindicar el juego porque a veces los adultos vamos a tanta velocidad que metemos a los chicos en esa misma máquina, los anotamos en mil actividades y no hay espacio para el juego, que es la base del descubrimiento del mundo para un niño. Los chicos juegan a ser quien quieran ser, aprender a ganar y a perder, trabajan su imaginación. Aprenden muchas cosas y no le damos el valor que merece. En estos tiempos es fundamental. El rato que tenga el adulto para jugar con los chicos tiene que ser de calidad, hay que escucharlos, preguntarles qué les pasa, acompañarlos.

? Más allá de la edad, ¿los chicos son conscientes de lo que ocurre en el mundo?

Sí, quizás no entiendan la palabra “pandemia”, pero sí entienden que no pueden ir al cone ni ver a sus amigos; que mamá y papá están preocupados, que trabajan desde casa. Cambió todo para todos y ellos necesitan sentirse entendidos.

? En dos décadas de carrera nunca tuviste un programa de televisión, ¿no te llama la atención?

Nunca soñé con tener mi programa de televisión. Pero a raíz de la pandemia abrí mi canal de YouTube (Cantando con Adriana) y me di cuenta que puedo hacer lo que me gusta, a mi manera y me dieron ganas de probar en la tele. El minuto a minuto no tiene mucho que ver con los valores que quiero transmitir… para mí lo importante es tomar conciencia y darle voz a los más pequeños, que tiene que ser escuchados, entendidos y respetados. Durante toda la vida me formé para esto, como docente, pedagoga y artista.

? Más allá de tus ganas de trabajar en este contexto, el factor económico debe jugar un rol importante.

Totalmente, porque tengo mucha gente a mi cargo y no trabajo desde noviembre, por problemas personales. Mi mamá se facturó y dejé todo para acompañarla a ella y a mi papá, entonces no hice gira de verano y cuando tenía toda la agenda planificada, empezó la pandemia y no lo pude hacer. Pero más allá de eso, me enfoco en recuerdos hermosos, como por ejemplo que en noviembre me llevé a treinta chicos de Villa La Cava a conocer el mar.

? ¿Cómo surgió esa iniciativa?

Es un grupo de chicos a los que siempre visito, de “La casita de la Virgen” y un día empecé a soñar con llevarlos a conocer el mar . Lo dije y se sumó un montón de gente: me donaron comida, el transporte, un montón de recursos para hacerlo. Más allá de llevarlos al mar, lo más importante para mí era enseñarles que los sueños se cumplen. Fue increíble y estoy agradecida a la gente que me acompañó en esta locura. Los chicos viven realidades tremendas, tienen muchas carencias, los cagan a palos, y para mí es fundamental escucharlos, hablarles, hacer que crean en ellos.

? ¿Cómo te manejás ante historias tan difíciles?

Me angustia. Hace quince años que visito hospitales y acompaño a muchos chicos en sus últimos minutos de vida. He visto morir a muchos nenes, no es algo normal, uno no está preparado pero en ese momento estoy tan al servicio de ellos que me enfoco en llevarles alegría, abrazar, contener. Cuando piso la calle al salir del hospital no puedo parar de llorar. Me cuesta manejar mis energías, es algo que estoy aprendiendo, porque me afecta muchísimo.

? Qué fuerte que en momentos tan dramáticos sus familias piensen en vos.

Es algo muy emocionante. Ahora, por la pandemia, no puedo ir a visitarlos a los hospitales pero estoy presente por medio de videos. Los asisto, pido por ellos, hago todo lo que está a mi alcance desde la buena vibra. Me involucro en todas las causas que tienen que ver con defender la niñez. Cada día agradezco estar viva y estar cumpliendo una misión. Va mucho más allá de vender un ticket más o un ticket menos.

Escrito por
Buenos Aires, NA

Nota completa exclusiva para abonados.
Solicitar ahora!