| Última actualización:07 de Agosto de 2022 - 10:21

Se incumplieron las expectativas: comenzó el “plan aguantar”

No existieron anuncios relevantes ni explicaciones que renueven las expectativas en lo que pueda venir. Hoy se ha lanzado el “plan aguantar”, con muchas dudas de que pueda tener algún tipo de éxito en una Argentina que no da más.

Por Manuel Adorni
Los anuncios tuvieron muchos sin sentidos y algunas definiciones de menor cuantía. Los anuncios tuvieron muchos sin sentidos y algunas definiciones de menor cuantía.

Finalmente ha asumido Sergio Massa como el nuevo Ministro de Economía de la Nación. Tal cual lo previsto se realizó la conferencia de prensa donde el propio tigrense dio a conocer las primeras medidas económicas que dan el puntapié inicial a su gestión.

En sus primeras palabras agradeció al Presidente de la Nación. No es para menos, si Alberto Fernández no hubiese llevado a la economía argentina hacia una de las peores crisis económicas de su historia, Sergio Massa sería solo un vago recuerdo del pasado.

Lo concreto es que los anuncios tuvieron muchos sin sentidos y algunas definiciones de menor cuantía. Dentro de las cuestiones más relevantes, se transmitió el compromiso de cumplir las metas con el FMI (lo que de por si es una obviedad, nadie es tan irresponsable como anunciar lo contrario: los incumplimientos no se anuncian en una conferencia de prensa que busca anclar expectativas). Además el Ministro puso énfasis en cumplir con lo dispuesto por Silvina Batakis en relación al congelamiento de la planta de empleados públicos y con alguna especie de auditoria de planes sociales (ni más ni menos que lo que muchas veces se anunció y jamás se realizó).

LEE: Massa anticipó que está listo un DNU para las exportaciones hidrocarburíferas

Uno de los grandes temas que tiene que enfrentar la cartera económica son los vencimientos de deuda. Solo en Agosto los mismos alcanzan los 600.000 millones de pesos y en septiembre los mismos superan el billón de pesos. En virtud de este inconveniente que genera inestabilidad permanente, Sergio Massa dijo que ha propuesto el canje voluntario de dichos vencimientos y que logró una adhesión del 60%. Omitió decir que buena parte de estos vencimientos está en manos del propio Estado, lo que implica de por si una “adhesión automática”.

Otro de los ejes fueron las reservas del Banco Central de la República Argentina y el objetivo de engrosarlas rápidamente. El foco estuvo puesto en tres pilares: créditos de organismos internacionales, adelanto de exportaciones e incentivos para exportar. Parece que el Ministro pretende conseguir en adelantos de exportaciones unos 5.000 millones de dólares con lo que dijo “logrará engrosar las reservas”, pero se ve que no consideró que el país además de exportar, importa, actividad ésta que se encuentra virtualmente congelada por la falta de dólares. Nadie parece hablar del tipo de cambio atrasado, la brecha cambiaria y las retenciones. Si quieren incentivar exportaciones bajando retenciones cuesta creer que logren cumplir con las metas de déficit fiscal comprometidas.

Hubo más temas que rozaron la más absoluta superficialidad: subsidios energéticos, orden del gasto público y persecución a importadores sospechados de irregularidades.

Más de la mitad del gasto público corresponde a jubilaciones y pensiones. Hoy el Ministro informó su deseo de mantener el déficit fiscal en torno al 2,5%: cinco minutos después anuncia un refuerzo en las jubilaciones. Inconsistencia absoluta.

LEE: Massa informará a los demás ministros sobre el "techo de gastos" para este año

Poco dijo sobre uno de los grandes flagelos que sufren los argentinos: el nivel inflacionario. Una verdadera oportunidad perdida en pos de entender hacia donde estamos yendo a partir de ahora.

No existieron anuncios relevantes ni explicaciones que renueven las expectativas en lo que pueda venir. Hoy se ha lanzado el “plan aguantar”, con muchas dudas de que pueda tener algún tipo de éxito en una Argentina que no da más y que pide a gritos que alguien entienda que el circo no nos hace olvidar las causas de nuestras penas. Si este es el plan finalmente nada ha cambiado y el destino sigue siendo el mismo: el pobrismo más absoluto.

Escrito por Manuel Adorni
NA - Buenos Aires, Argentina