Jueves, 06 Mayo 2021 15:52
Por Pablo Sieira

El Frente de Todos avanzó con un proyecto dirigido a Guzmán y su negociación con el FMI

Se trata de una declaración por la que instan al ministro de Economía a que los 4.300 millones de dólares que entrarían al país provenientes del Fondo se usen para políticas de salud y de reducción de la pobreza y no para pagar deuda externa.   

Martín Guzmán. Martín Guzmán. NA.

El Frente de Todos avanzó hoy en el Senado con un proyecto de declaración que le solicita al ministro de Economía, Martín Guzmán, que los más de 4 mil millones de dólares que el país recibirá por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI) se usen para atender los efectos de la pandemia y no para el pago de deuda externa.

La iniciativa que se debatió en la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado fue impulsada por Oscar Parrilli, hombre de confianza de la vicepresidenta Cristina Kirchner, y acompañada por la bancada oficialista en medio de las versiones sobre supuestas presiones del kirchnerismo sobre Guzmán y su política económica.

"Estamos haciendo lo que corresponde a un Gobierno que entiende que resolver un problema de deuda no es la decisión ni de un presidente ni de un ministro solo, es del pueblo argentino a través de sus representantes, que en una parte somos nosotros", afirmó Parrilli durante el debate.

Al igual que varios de sus compañeros de bloque, el senador neuquino negó más de una vez que el proyecto sea producto de una interna en el Frente de Todos y expresó: "Que los periodistas digan lo que quieran".

"El proyecto tiene un claro destinatario: es el FMI", aseguró Parrilli, tras explicar que el proyecto obedece a la próxima emisión de derechos especiales de giro (DEG) por parte del organismo internacional de crédito, que aumentará su capital e implicará que todos los países miembro reciban fondos frescos.

A la Argentina le corresponderán aproximadamente 4.350 millones de dólares y el proyecto de declaración impulsado por el Frente de Todos le pide a Guzmán que ese dinero se use "para financiar la puesta en marcha de políticas públicas tendientes a resolver los graves problemas de la sociedad argentina derivados de la pandemia de COVID 19".

En su único artículo, la iniciativa propone que esos fondos se destinen a "salud, reducción de la pobreza, educación, vivienda, generación de trabajo, entre otros, y no al pago de la deuda por capital, intereses o gastos, que el país mantiene con dicho organismo financiero internacional y/o con otros países englobados en el Club de París".

De esta manera, el proyecto de la bancada oficialista del Senado hace referencia a las negociaciones que lleva adelante el Gobierno a través de Guzmán, tanto con el FMI como con el Club de París por el pago de las deudas que tiene la Argentina con ambos.

EL DEBATE

Al defender la iniciativa, Parrilli indicó: "Hemos visto que hay algunos operadores aconsejando o intentando imponer en la opinión pública la necesidad de que, como Argentina tiene deudas con el FMI y el Club de Paris que vencen este año y superan ampliamente los 4.350 millones de dólares, sería conveniente destinar estos fondos a esos pagos".

"Muchos hablan del equilibrio fiscal y comercial y pocos hablan de garantizar el equilibrio social. Lo que planteamos es que esta medida del FMI de emitir derechos especiales de giro, que es positiva, no se transforme en algo negativo para nosotros", agregó el senador neuquino.

Por su parte, los legisladores de Juntos por el Cambio no dejaron pasar la oportunidad de apuntar a los ruidos internos en el Gobierno que el oficialismo negó y, en ese contexto, pidieron que Guzmán concurra al Senado, solicitud que fue desoída.

"Yo pido que sea invitado el ministro Guzmán para escuchar qué opina sobre este proyecto. Hay tiempo, porque los fondos van a llegar recién en agosto. De paso, que nos cuente cuál es su política sobre tarifas, que es un debate intestino", sostuvo el radical riojano Julio Martínez.

De esta manera, el senador opositor hizo referencia a la discusión en torno al despido o no del subsecretario de Energía, Federico Basualdo, en medio de diferencias con Guzmán por el ajuste de tarifas.

En tanto, la tucumana Silvia Elías de Pérez manifestó que "llama la atención que el propio bloque oficialista venga a marcarle a su ministro de Economía en qué debería usar los fondos" y señaló: "Hubiese venido el ministro a explicar".

"Me pregunto si esta declaración no podría llegar a entorpecer la negociación para reprogramar la deuda con el FMI y con el Club de París", expresó a su turno el chaqueño Víctor Zimmermann, a quien Parrilli se encargó de responderle que no.

En línea con los argumentos del senador chubutense, su compañero de bloque Jorge Taiana remarcó que "no es un problema con el ministro Guzmán, ni siquiera con el Fondo", mientras que el presidente de la Comisión de Presupuesto, Carlos Caserio, subrayó que el proyecto de declaración "no es vinculante, es una opinión sincera y responsable".

"Esto no es un apriete para nadie, es simplemente la voz del Senado de la Nación, y que el Ejecutivo haga lo que tenga que hacer", agregó el senador cordobés del Frente de Todos.

Además, consideró que durante la gestión anterior "se hipotecó al pueblo argentino por 56 mil millones sin siquiera pasar por el Congreso", mientras que el jefe del bloque oficialista, José Mayans, afirmó: "Si destinamos estos fondos a pagar la usura y estos créditos ruinosos no nos va a ayudar al desarrollo de la economía".

Escrito por
Buenos Aires, NA