Jueves, 01 Julio 2021 20:51

Histórico acuerdo de 130 países para aplicar un impuesto a las multinacionales que impulsa Biden

A propuesta de los Estados Unidos, se acordó avanzar con ese gravamen para tratar de reducir la elusión impositiva. China también apoyó la iniciativa de reforma fiscal. Martín Guzmán celebro la decisión.

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, impulsor del impuesto a las multinacionales. El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, impulsor del impuesto a las multinacionales. NA

Unos 130 países, encabezados por los 38 miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), acordaron hoy impulsar una reforma fiscal sobre las multinacionales, que incluye un impuesto mínimo de al menos 15% sobre los beneficios de las mayores empresas del mundo.

La iniciativa, que permitiría recaudar unos US$ 150.000 millones anuales, se aprobó en línea con la propuesta impulsada por el presidente estadounidense Joe Biden, que cuenta con el respaldo del G7 (los siete países más ricos del mundo).

El ministro de Economía, Martín Guzmán, destacó que "hoy se alcanzó un amplio consenso internacional para dar un paso importante para resolver uno de los problemas de la globalización que más daño le ha hecho al mundo: la elusión impositiva por parte de las empresas multinacionales".

"Aún cuando queda mucho camino por recorrer, estamos frente a un momento histórico; una verdadera oportunidad para coordinar globalmente y terminar con las guaridas fiscales que perjudican a los pueblos de todo el mundo y a las posibilidades de desarrollo de los pueblos", subrayó el ministro argentino.

El acuerdo incluye una tasa mínima global a corporaciones multinacionales de al menos 15%.

Si bien Guzmán dijo que esa tasa "aún está por debajo de lo que consideramos óptimo, ayudará a fortalecer la capacidad de los Estados para implementar políticas públicas que contribuyan al progreso de las sociedades".

"Argentina, luego de firmes y valiosas negociaciones multilaterales en las que se construyeron entendimientos, acompañó el consenso. De aquí a la cumbre del G-20 en octubre, hay que seguir trabajando n los detalles del acuerdo para que efectivamente sea sano para el mundo", sostuvo Guzmán.

En las negociaciones, desde la Argentina se manifestó la importancia de resolver dos cuestiones esenciales antes de octubre de este año:

- Primero, establecer un mecanismo de resolución de controversias que sea internacionalmente equilibrado y eficaz. 

- Segundo, que el compromiso de eliminar medidas unilaterales se circunscriba únicamente a las empresas comprendidas por el acuerdo logrado, de manera de proteger la soberanía de imposición. 

Guzmán dijo que se continuará "trabajando junto a la comunidad internacional y sobre la base de este valioso consenso para construir reglas de juego globales que apunten a dos objetivos centrales: el bienestar de nuestro pueblo y el desarrollo equitativo y sustentable del mundo".

En tanto, el secretario general de la OCDE, Mathias Cormann, dijo que "este paquete de medidas históricas garantizará que las grandes empresas multinacionales paguen su parte justa de impuestos en todo el mundo".

Según la OCDE, con una tasa de al menos 15%, el impuesto mínimo mundial generaría unos US$ 150.000 millones de ingresos fiscales adicionales al año en todo el mundo.

A comienzos de semana, Guzmán había instado a que los países en desarrollo avanzaran en la propuesta sobre el impuesto mínimo global para las empresas transnacionales, pero aclaró que a su juicio debería ser de entre 21% y 25%, para reducir las asimetrías con las potencias internacionales.

   Los países firmantes -incluido China, cuya posición era muy esperada, y los países generalmente considerados como paraísos fiscales- representan 90% del PBI mundial.

Escrito por
Buenos Aires, NA