Sábado, 13 Marzo 2021 12:52

La mirada arbitral del Superclásico: "Es el sueño de todos, pero cualquier error se potencia"

Lo reconoció Miguel Angel Scime, que fue director de Árbitros de la AFA hasta hace un par de años y actualmente conduce el Instituto Argentino de Formación Arbitral.

Scime fue director arbitral de AFA y actualmente está al frente del Instituto Argentino de Formación Arbitral (IAF) Scime fue director arbitral de AFA y actualmente está al frente del Instituto Argentino de Formación Arbitral (IAF) Foto NA - Twitter

El ex director de Árbitros de AFA y actual titular del Instituto Argentino de Formación Arbitral (IAF), Miguel Ángel Scime, aseguró que poder dirigir un Superclásico entre Boca y River "es el sueño" que tienen todos los jueces cuando comienzan "su carrera", pero como contrapartida es un partido que "potencia" cualquier error que sería considerado mínimo en otro contexto.

"Dirigir un Superclásico es el sueño para todo árbitro cuando comienza su carrera y toda la ansiedad que genera este tipo de partidos dura hasta que suena el silbato y empieza el partido", manifestó Scime.

En diálogo con NA, el ex miembro Comisión de Conmebol, ex director de árbitros de la AFA y asesor de FIFA habló acerca de si es más complicado impartir justicia en este tipo de partidos donde los ojos del mundo están puestos en todo lo que ocurra dentro del campo de juego, incluso la actuación de quien dirige el encuentro.

Al ser consultado acerca de esta situación, Scime respondió: "No es más complicado, solo que es tan mediático que un saque de banda mal cobrado se potencia y se habla toda la semana, pero el resto de lo que pueda ocurrir en el campo de juego es igual a la de cualquier partido".

Además el ex árbitro dio su opinión acerca de cuánto considera que podría influir la ausencia del público, teniendo en cuenta que es el primer Superclásico que se lleva a cabo sin simpatizantes.

En relación a este tema, el Director de la IAF expresó: "Lo estudié y lo expliqué, todo se devalúa. Ganan los visitantes, pierden por qoleada los locales y hay menos cantidad de expulsados".

"La falta de público y el hecho de no sentir esa presión, tanto los jugadores como los entrenadores, debilita la protesta y el dolor de derrota", aseveró Scime.

 

Escrito por
Buenos Aires, NA