| Última actualización: 23 de Noviembre de 2022 - 22:12

La emoción de Gabriela Sabatini por volver a jugar en la Argentina: “Son cosas que quedan en el corazón y no se olvidan más”

La histórica ex tenista argentina participó de un doble mixto en el que hizo pareja con Rafael Nadal y enfrentaron a Casper Ruud y Gisela Dulko.

Por
Gabriela Sabatini con Rafael Nadal, un doble mixto de lujo. Gabriela Sabatini con Rafael Nadal, un doble mixto de lujo.

Gabriela Sabatini volvió a jugar al tenis en la Argentina luego de 20 años y aseguró que “son cosas que quedan en el corazón y no se olvidan más”.

La última vez había sido en el año 2000, cuando disputó un partido en el Buenos Aires Lawn Tennis Club contra Anna Kournikova.

Gaby, que se retiró de manera prematura en 1996, confesó que “hicimos (con Gisela Dulko) lo que pudimos, pero Rafa y Ruud nos perdonaron un poquito”. Y añadió: “La sensación fue de mucha emoción y por suerte se disfrutó mucho”.

Con respecto a volver a jugar en la Argentina, señaló que “es algo único. Hacía mucho que no jugaba acá. Sentía que no iba a poder por la emoción que teníamos”.

Gisela Dulko, por su parte, contó que pidió jugar del lado del drive “para sentirme cómoda contra jugadores de este calibre”, y reveló: “No se puede explicar el peso y la velocidad de la pelota de Rafa”.

LEE: El sueño del pibe: un alcanza pelotas pudo jugar un punto con Nadal

Por último, aseguró que volver a jugar en el país hizo que esta sea “una noche especial”, y se emocionó al contar que es la primera vez que la ve jugar su hijo.

Durante el doble mixto, Sabatini hizo pareja con Rafael Nadal y se impusieron por 6-4 ante la dupla conformada por Dulko y Ruud.

A lo largo de su carrera, Gabriela Sabatini llegó a ser N°3 del mundo y ganó torneos de primer nivel como el US Open en 1990 y el WTA Tour Championships (1988 y 1994), además de Wimbledon en dobles en 1988.

Por su parte, Dulko se quedó con cuatro torneos WTA en singles y otros 12 en dobles, donde llegó a ser N°1 del mundo e incluso ganó el Australian Open.

Escrito por
NA - Buenos Aires, Argentina