| Última actualización: 15 de Diciembre de 2022 - 20:08

Fernando Santos dejó de ser el entrenador de Portugal

La federación lusa acordó con el técnico la finalización de su contrato dos años antes de lo pactado. 

Por Nadia Yucheris
Fernando Santos dejó de ser el técnico del seleccionado Portugués. Fernando Santos dejó de ser el técnico del seleccionado Portugués. FOTO NA

La Federación Portuguesa de Fútbol (FPF) comunicó hoy que llegó a un acuerdo para ponerle fin al ciclo de Fernando Santos como entrenador del seleccionado de este país.

Leé también: Forlán y su análisis de la final del Mundo: "Argentina tiene equipo para ser campeón"

Tras la derrota por 1 a 0 ante Marruecos, en los cuartos de final del Mundial de Qatar 2022, la entidad decidió finalizar dos años antes el contrato de Santos al frente del combinado portugués.

"La FPF agradece a Fernando Santos y a su equipo técnico los servicios prestados a lo largo de ocho años impares y cree que este agradecimiento es hecho también en nombre de los portugueses", expresó la federación portuguesa en un comunicado.

Las decisiones sobre Cristiano Ronaldo y su nivel, más los "roces" que hubo en el plantel, llevaron a Santos prácticamente a tener que dejar el cargo, algo a lo que la Federación no se opuso y destacó que es el "momento correcto para iniciar un nuevo ciclo" luego de quedar eliminados de la Copa del Mundo.

Leé también: Zanetti y la comparación de Messi con Maradona: "Está a la par de Diego"

Fernando Santos llegó a la dirección técnica de la selección portuguesa en el 2014. Desde entonces, dirigió un total de 109 partidos, de los cuales ganó 67, empató 23 y perdió 19. Así, pues,
consiguió un 68.5% de los puntos que disputó.

Pensando en un posible reemplazo, la dirigencia lusa hará lo imposible por contratar a José Mourinho, quien actualmente dirige a Roma de Italia y tiene contrato hasta 2024.

Como alternativa suenan Paulo Fonseca, técnico del Lille (y ex de la Roma, precisamente) y Rui Jorge, actual entrenador de la Sub 21 de Portugal.

Escrito por Nadia Yucheris
NA - Buenos Aires, Argentina