Jueves, 30 Diciembre 2021 02:21
Por Belén Canonico

Patti Smith: música, poesía y muchas cosas para contar

Su sueño era ser poeta, pero el destino la sorprendió con otras facetas artísticas que la convirtieron en un ícono del rock and roll. A los 75 años, la leyenda está más viva que nunca

Patti Smith, feminismo punk. Patti Smith, feminismo punk.

Horas antes de cumplir 75 años, Patricia Lee -conocida popularmente como Patti Smith- recibió la llave de la ciudad de Nueva York de parte del alcalde saliente Bill de Blasio. Esta distinción honorífica se debe a todo lo que ha logrado con su arte, sobre todo durante los años 70 y 80, en los que la ciudad que nunca duerme fue el escenario perfecto para el surgimiento de una leyenda.

Oriunda de Chicago, Patti se instaló allí con el sueño de ser poeta, pero la vida la fue sorprendiendo sobre la marcha. Corría el año 1967, había abandonado sus estudios universitarios en la Glassboro State Teachers College y estaba lejos del hogar en el que fue criada como testigo de Jehová, cuando conoció al fotógrafo Robert Mapplethorpe, quien se convirtió en su primer gran amor.

Los dos tenían aspiraciones artísticas, se apoyaban, impulsaban y acompañaban mutuamente. Y mientras él crecía detrás de la lente, ella hacía lo propio a través de las letras, que terminaron convirtiéndose en canciones. “Comencé a dar recitales de poesía y, como tenía tanta energía, fui combinando de forma natural el rock ’n’ roll y la poesía”, recordó en una entrevista. No tenía expectativas con la música, era una de las tantas actividades que desarrollaba, como la pintura y la actuación. De hecho, pensaba que luego de grabar su primer disco retomaría su trabajo como vendedora en una librería, sin embargo terminó saliendo de gira por Londres, París y Finlandia.

“Grabé cuatro álbumes seguidos y me quedé con la impresión de que ya había dicho todo cuanto quería decir. Siempre estaban entrevistándome, iba de una emisora de radio a otra. Pero me estaba estancando como escritora. El estrés estaba convirtiéndome en una persona arrogante y mandona”, señaló la artista que revolucionó la industria con "Horses" (1975), "Radio Ethiopia" (1976), "Easter" (1978) y "Wave" (1979), álbumes que le valieron el título de “La madrina punk” y “La poetisa punk” por la forma en la que se mostraba en desacuerdo con las injusticias del sistema.

En medio del ritmo vertiginoso que tomó su vida, su noviazgo con Robert -quien a los 24 años se declaró homosexual- terminó, pero la amistad siguió firme hasta el final. Y un tiempo más tarde, durante una gira en Detroit conoció a Fred “Sonic” Smith, guitarista de la banda MC5. Enseguida supo que él sería el gran amor de su vida, dejó todo en Nueva York y se mudaron juntos para formar una familia con Jackson y Jesse, sus dos hijos. Durante los años que duró su matrimonio, Patti no paró de escribir. Para ella, fue el momento más prolífico de su vida. Sin embargo, no publicaba sus escritos ni salía a hacer giras con su música. Sus aspiraciones eran otras.

Pero luego de la muerte de Fred, en 1994, y la de su hermano Todd, la artista decidió regresar a la metrópoli y se vio obligada a retomar la carrera que había dejado en stand by. Después de todo, no solo necesitaba generar ingresos económicos, sino que tenía muchas cosas por contar y su público estaba hambriento de sus palabras.

Así fue como en 1996 volvió al ruedo con su banda y retomó sus presentaciones sobre los escenarios como si el tiempo no hubiera pasado. Su faceta musical fue la predominante entre sus múltiples talentos y nunca dejó de escribir. Ya había publicado más de 15 libros cuando en 2010 presentó Éramos  unos niños, un libro en el que aborda su relación con Robert -quien murió en 1989 tras contraer HIV-, su vínculo con otros artistas de la época como Jimi Hendrix, John Lennon y Yoko Ono, Bob Dylan, Janis Joplin, Susan Sontag y Andy Warhol, entre otros, la noche, los excesos y las experiencias de vida que la marcaron durante su niñez y juventud.

Mayor Bill de Blasio and Patti Smith photo via YouTubeBill de Blasio le entregó las llaves de la ciudad de Nueva York a Patti Smith

En todos estos años, su trabajo se vio impregnado de sus convicciones, como el cuidado del medioambiente, la igualdad de género, la búsqueda de la paz y la lista sigue. Lejos de descansar sobre todo lo construido en medio siglo, Patti Smith se enfoca en continuar su legado y el reconocimiento que recibió en la ciudad que cambió su vida es el mejor incentivo. “Recibir esto a los 75 años, me hace mirar aún más adelante a los próximos 25 años”, declaró.

Escrito por Belén Canonico
Buenos Aires, NA