Miércoles, 26 Mayo 2021 12:47

La Bolsa de Comercio de París, el impactante museo de François Pinault

El multimillonario francés invirtió más de 200 millones de euros para restaurar un edificio histórico situado en el corazón de la Ciudad Luz.

El museo está abierto de miércoles a lunes de 11:00 a 19:00. Los viernes, se puede visitar hasta las 21:00. El museo está abierto de miércoles a lunes de 11:00 a 19:00. Los viernes, se puede visitar hasta las 21:00. Bourse de Commerce.

A los 84 años, el multimillonario François Pinault cumplió uno de sus grandes sueños. Apasionado por el arte, el empresario invirtió más de 200 millones de euros para restaurar el edificio histórico de la Bourse de Commerce (la Bolsa de Comercio de París ), ubicado en el corazón de la capital francesa y acaba de abrir un impactante museo en el que exhibe una de las colecciones más importantes de arte contemporáneo del mundo, que ha reunido durante más de medio siglo.

"Hay muchas obras contemporáneas, quizás un poco vanguardistas, que un público que no conoce sobre el tema encontrará difícil de captar, pero espero que intenten comprender, que intenten abrir su mente y esto le permitirá ver las cosas de manera diferente a como funciona el mundo, a su propia vida. Es un remedio, es el mejor, creo", dijo el empresario sobre esta gran apuesta. Este es el tercer museo que inaugura, ya que hace quince años abrió el Palazzo Grassi y la Punta della Dogana, en Venecia, pero hacía tiempo que quería hacer lo mismo en su país.

Nacido el 21 de agosto de 1936 en Brittany, al oeste de Francia, Pinault comenzó a trabajar en el aserradero de su familia en su adolescencia y en 1962 creó su primera empresa especializada en el comercio de la madera y desde ese momento, su carrera como empresario y su fortuna no paró de crecer. En sesenta años de trabajo, se convirtió en uno de los hombres más ricos del mundo y gran parte de su patrimonio fue invertido en obras de arte.

pinaultcollection_1.jpg

En la década del setenta comenzó a interesarse en la escuela de pintores de Pont-Aven y en 1972 compró "Cour de ferme en Bretaña", un cuadro de Paul Sérusier que se convirtió en "el talismán de una colección por nacer". Desde entonces, se interesó por distintos movimientos, como el cubismo y las vanguardias del siglo XX, la abstracción, el minimalismo, hasta llegar arte más contemporáneo. En el museo expone alrededor de 10 mil obras de casi 350 artistas y no se limita a ninguna forma de expresión, sino que el público podrá ver exposiciones colectivas, individuales, temáticas y todo tipo de encuentros y conferencias relacionados con la pintura, escultura, fotografía, video, actuación y sonido, entre otras.

"No lo podría definir, es una emoción intensa, es algo que te atrapa, que te desafía, que te golpea", dijo Pinault sobre sus sensaciones al dar con una obra que realmente lo conmueve y aseguró que espera que el público pueda sentir lo mismo. Pero más allá de su colección, el empresario estuvo detrás de un importante trabajo arquitectónico.

El edificio de la Bourse de Commerce, comenzó a ser utilizado en 1763 como un lugar para negociar el comercio de granos y de productos básicos. En ese entonces solo contaba con una sala circular y un patio interno, sin lujos más que la buena ubicación. Recién en 1811 fue cubierto con una cúpula de hierro y 74 años más tarde, luego de un gran incendio, fue asignado a la Cámara de Comercio y de Industria de París, que lo transformó en la Bolsa de Comercio. El arquitecto Henri Blondel fue el encargado de hacer varias reformas, entre las que se destacó el cambio de la cúpula de hierro por una de vidrio y el revestimiento en piedra, que en 1886 fueron declarados como monumento histórico.

En 1949, París le cedió el edificio a la Cámara de Comercio y desde entonces, fue la sede en la que se comercializó trigo, avena, alcohol y todo tipo de alimentos. Incluso, se mantuvo en pie luego de la Segunda Guerra Mundial. Pero en 2016, la alcaldía de París, le ofreció a Pinault que alquilara el lugar por 50 años para concretar allí su deseo de montar un nuevo museo y enseguida, puso manos a la obra. Acudió al arquitecto japonés Tadao Ando, con quien trabajó en sus otros museos, para realizar refacciones.

Ando diseñó un cilindro de hormigón de más de nueve metros que conecta todos los espacios de exposiciones, reorganiza la circulación de los visitantes y funciona como un espacio de exposición central. "Siguiendo escrupulosamente los hitos históricos del edificio, Tadao Ando ha diseñado un proyecto que reconcilia radicalismo y sencillez en un solo gesto. Logró la hazaña de crear un mundo nuevo dentro de este edificio. Un mundo respetuoso del pasado, celebrando el presente y abrazando el futuro", señaló el empresario.

Y destacó los motivos por los que se animó a reformar un edificio tan importante para la historia de la ciudad: "¡La vida continúa! No rechazamos la arquitectura del pasado como el arte del pasado, hay cosas muy bonitas que se han hecho en los siglos pasados, pero al mismo tiempo todavía se están creando cosas de calidad hoy, que esta o la arquitectura, pintura, escultura. Esto es lo que Tadao Ando ha logrado hacer magníficamente".

La idea era que el museo pudiera abrir sus puertas durante el verano de 2020. Sin embargo, por la pandemia tuvieron que cambiar de planes y finalmente se realizó la apertura el pasado 22 de mayo. Desde entonces, el lugar funciona de miércoles a lunes de 11:00 a 19:00 y los viernes, los visitantes pueden recorrer las instalaciones hasta las 21:00. La entrada cuesta 14 euros y el primer sábado de cada mes es gratuita entre las 17:00 y las 21:00. 

 

Escrito por
Buenos Aires, NA