Miércoles, 27 Mayo 2020 21:00

"Danae recibiendo la lluvia de Oro", del grupo de las seis obras denominadas "Poesías" de Tiziano

La lluvia dorada de Zeus es una sutil alegoría a la eyaculación divina del Dios más poderoso del Olimpo.

"Danae recibiendo la lluvia de Oro", del grupo de las seis obras denominadas "Poesías" de Tiziano

Por Gisela Asmundo.

Licenciada en Arte

El mito griego de Danae:

Danae era la hija del rey Acrisio de Argos y de Eurídice, hija de Lacedemón. Deseando un heredero varón, Acrisio fue a consultar al oráculo, quien predijo que su hija daría a luz, pero que ese hijo lo mataría. Para impedir el cumplimiento del oráculo, Acrisio mandó a construir una cámara subterránea de bronce en la que encerró a Danae. Pero nada pudo evitar que Danae fuera seducida. Zeus, cayendo camuflado en forma de lluvia dorada por una grieta del techo, lograría embarazarla.

De esa unión nació el semidiós Perseo.

¿Por qué Tiziano denominó poesías a las obras pictóricas?

El concepto “Poesía” derivaba de la concepción renacentista del arte que se basó en la expresión de “ut pictura poesis”. La formulación de analogías entre la poesía y la pintura se remonta a Simónides de Ceos en el siglo V a. C. : «La pintura es poesía silenciosa, la poesía es pintura que habla». La interacción entre pintura y poesía también surgió de la apreciación del poeta romano Horacio, 65 a.C. en “Ars Poetica” .

El libro de la “Metamorfosis” del siglo VIII d.C. del poeta romano Ovidio, considerado el mayor estandarte de la literatura latina, narra la vida de los dioses griegos y fue la fuente de inspiración para varios artistas medievales y renacentistas.

Tiziano se inspiró en este libro para la realización de “Las Poesías”, término designado para concebir pinturas para el deleite de los sentidos. Fueron obras que estuvieron mas allá de las interpretaciones religiosas, políticas o moralizantes.

"Danae recibiendo la lluvia de oro” es una de las poesías pictóricas de temática mitológica realizada para Felipe II de España entre 1553 y 1562.

Ver más: Sofonisba Anguissola, una mujer fascinante: esta vez la genialidad tuvo rostro de mujer

Descripción de la obra:

Fue la primera pintura de Tiziano del grupo conformado de seis y estuvo terminada en 1553. Danae está acostada en la cama en un entorno muy voluptuoso. Junto a ella una criada que observa y recoge parte de la lluvia de oro. Es una de las pinturas más eróticas creadas en la historia del arte por todo lo que transmite. La turbulencia del sexo hace que sea tan sexy como esas sábanas pintadas con pinceladas amplias, que estando arrugadas, nos sugieren que algo está sucediendo en esa cama. La posición reclinada y la actitud lánguida de Danae ante la caída de las gotas doradas de Zeus, la convierten en una composición sugerente. Su mano izquierda descansa entre su entrepierna. Para el siglo XVl este tipo de gesto en una obra, rozaba lo pornográfico. La delicadeza de la piel del cuerpo desnudo junto al sonrojado de sus mejillas son de una sutileza magistral. El marco que confiere la cortina de seda rosa, el verde de la manta y el azul del cielo reflejan el talento en el manejo del color del artista veneciano. E. H. Gombrich en su libro “La Historia del Arte” señaló: "Tiziano no fue un erudito tan universal como Leonardo, ni una personalidad tan sobresaliente como Miguel Angel, ni tan atractivo y versátil como Rafael. Fue principalmente y por encima de todo pintor cuyo manejo de los colores igualaba la maestría de Miguel Angel en el dibujo. (Gombrich,1950, p.251).”

Cuando uno se planta ante las pinturas no queda otra que extasiarse ante los colores vibrantes y maravillosamente equilibrados. La figura de la criada celadora que recoge la lluvia de oro no aparece en ninguna fuente clásica, ninguno de los mitógrafos antiguos o modernos han aludido a ella, pero sí existió un fresco pintado. La utilización de la figura de la anciana le brindó a Tiziano ventajas desde el punto de vista compositivo y dramático. Le permitió desplegar toda una serie de contrapuntos que debieron ser extraordinariamente apreciados por un espectador sofisticado como fue Felipe ll. Por un lado, una figura tumbada frente a una erguida, una desnuda y la otra vestida, una en actitud pasiva y otra activa; una mujer que es una canto a la feminidad junto una anciana de rasgos más varoniles. Es también una oposición entre la juventud y la vejez. Estos contrastes entre una y otra le dan un cierto carácter de “vanitas”.

Tiziano:

Nació en Cadore, en los Alpes meridionales, y se dice que tenia noventa y nueve años cuando murió de la peste el 27 de Agosto de 1576.

Durante su prolongada existencia, logró cosechar una trascendencia que casi se igualó a la de Miguel Angel. La mayor fama la lograría entre sus contemporáneos por sus retratos, en donde podía captar y expresar virtuosamente la personalidad de los retratados. Es por eso que los poderosos de este mundo compitieran por ser pintados por él.

Sus primeros biógrafos cuentan sorprendidos que hasta el mismo emperador Carlos V le hizo el honor de recogerle del suelo un pincel que se le había caído. Considerando las estrictas normas del protocolo de la corte del hombre más poderoso de la tierra para esa epoca, ese gesto simbolizó una especie de reverencia ante la majestad del genio.

En 1548 Tiziano entregó en Augsburgo a Carlos V tres obras realizadas. Un retrato de la difunta Emperatriz Isabel, uno religioso y otro de temática mitológica. Se cree que este último fue la primera versión de "Venus del Espejo”, cuadro desaparecido pero que se conoce por una copia que hizo Rubens.

En 1551 Tiziano volvería a encontrarse en Augsburgo, esta vez con el descendiente del Emperador Carlos V, su hijo Felipe II.

Felipe II fue un hombre amante de las pinturas mitológicas, de las llamadas “Poesías" y en el momento de encontrarse con el artista tenía tan solo veintiún años. Estas pinturas sensuales de desnudos debieron ser propicias para un joven en su apogeo sexual.

Llegarían a un acuerdo sobre las mismas, aunque Felipe II le otorgó libertad de acción sobre los temas a tratar y la composición de las obras. Después de ese encuentro Tiziano y Felipe II no volvieron a verse, solo mantuvieron contacto por medio de correspondencia.

Tiziano acostumbraba a repetir los motivos de sus obras cuando tenían éxito. Existen tres versiones de Danae, la primera es la realizada para Alessandro Farnese que se encuentra en el Museo de Capodimonte, la de Felipe II es la que salió de la colección real española al ser sustraída por José Bonaparte. Ahora se conserva en Londres (en la Apsley House, la colección privada de los Duques de Wellington). Y la ultima se encuentra en el Museo del Prado.

Las Poesías debían exhibirse conjuntamente, según las cartas enviadas de Tiziano a Felipe II. El artista a lo largo de su carrera se preocupó por las condiciones lumínicas de los sitios en donde estuvieron emplazadas sus obras. Además se interesó por la multiplicidad de los diferentes puntos de vista, bajo el concepto de que la pintura pudiera rivalizar con la escultura captando los distintos puntos de observación.

Estas “Poesías" serian la contestación en base a los escritos de Pietro Aretino.

Uno de los puntos era la capacidad de representar la tridimensionalidad de la pintura como lo hacia la escultura. Tiziano lo resolvió enfrentando, de ahí la importancia de la contemplación simultánea de estas obras. En una carta de 1553 a Felipe II sobre el segundo envío correspondiente a la obra “Venus y Adonis" se explaya sobre el formato y la manera en que debía ser visualizada:

"... y porque en la Danae que ya envié a Vuestra Majestad se veía la parte delantera, he querido en esta otra poesía variar y hacerla mostrar la contraria parte para que resulte la habitación en la que han de estar más graciosa a la vista”.

856c14bd-68e9-4ee5-b8c9-842a216f524e (1).jpg

Venus y Adonis,1554 Tiziano, Óleo sobre lienzo, 186 x 207 cm. Museo Nacional del Prado

Ludovico Dolce en una carta famosísima como suerte de éxtasis sobre el cuadro y que está incluida como colofón a Aretino. Incidió en la idea de que esta vista de espaldas no es por falta de arte sino por doble arte. De hecho hay en las poesías sobre todo en "Venus y Adonis” una refutación a los postulados de Vasari. En donde se demuestra que los pintores Venecianos también sabían dibujar de ahí la complejidad de los escorzos y la destreza de sus composiciones.

La National Gallery de Londres en la exhibición "Tiziano: amor, deseo, muerte” reúne las seis pinturas de la serie, de Boston, Madrid y Londres, por primera vez en más de cuatro siglos. Se incluyen "Diana y Acteón" y "Diana y Calisto”. Trabajos que poseen conjuntamente con las Galerías Nacionales de Escocia.

Actualmente se encuentra cerrada por el Covid-19.

Ver más: "Los bodegones", de Clara Peeters

Escrito por
Buenos Aires, NA