| Última actualización: 16 de Diciembre de 2022 - 00:17

Arte callejero: un jubilado ruso denuncia la guerra en Ucrania

No está de acuerdo y lo expresa en sus murales. Libra una sorda guerra contra la policía de su pueblo, Borovsk, que pinta sobre sus trabajos.

El arte callejero de Ovchinnikov suele ser tapado por la Policía, en un juego del gato y ratón pero Vladimir insiste El arte callejero de Ovchinnikov suele ser tapado por la Policía, en un juego del gato y ratón pero Vladimir insiste NA-Reuters/Evgenia Novozhenina

Durante 20 años, el jubilado ruso Vladimir Ovchinnikov ganó seguidores por sus murales callejeros en la pequeña ciudad de Borovsk, a unas 70 millas (115 km) al suroeste de Moscú, muchos de los cuales representan la difícil situación de víctimas de las represiones de la era estalinista.

Pero el 25 de marzo, poco más de un mes después de que Rusia enviara decenas de miles de tropas a Ucrania, Ovchinnikov creó un nuevo trabajo que lo pondría en serio peligro legal.

Pintó a una niña, con un vestido azul y amarillo, los colores de la bandera de Ucrania, con una bomba cayendo sobre ella desde arriba. Debajo de ella, en mayúsculas, escribió: "ALTO".

El mural entró en conflicto con las nuevas leyes aprobadas por el gobierno ruso que penalizaban efectivamente la oposición a la campaña militar en Ucrania.

"La Policía dijo que esta pieza desacreditaba a nuestro ejército", explicó a una cronista de la agencia de noticias Reuters Ovchinnikov, de 84 años.

El mural fue tapado con pintura por la fuerza policial y Ovchinnikov tuvo que pagar una multa de 35.000 rublos (554 dólares) por el nuevo delito de "desacreditar al ejército ruso", que conlleva una pena máxima de cinco años de prisión.

En respuesta, pintó una nueva pieza, escribiendo la palabra "bezumiye" ("locura" en ruso), deletreada con una letra latina Z, que se convirtió en un símbolo de lo que Moscú llama su operación militar especial en Ucrania. La policía rápidamente pintó sobre él.

vo.jpg

El artista Vladimir Ovchinnikov camina cerca de un edificio con su obra de arte que representa a personas prominentes que hicieron contribuciones a la exploración espacial, en la ciudad de Borovsk en la región de Kaluga, Rusia - NA-Reuters/Evgenia Novozhenina

 

LEER TAMBIÉN -- De las bombas al ballet: bailarines ucranianos interpretan Giselle en Londres

Un juego del gato y el ratón

Desencadenó un juego del gato y el ratón entre Ovchinnikov y la Policía en Borovsk, una ciudad de 12.000 habitantes.

En lugar del mural pintado, dibujó las palabras "pozor" (vergüenza), "fiasco" y "basta" (suficiente), cada una con una Z latina. Cada uno a su vez fue pintado por la Policía.

La administración local de Borovsk no respondió a una solicitud de comentarios.

Para Ovchinnikov, la oposición al conflicto en Ucrania se basa en una historia familiar de represión de la era soviética.

Su abuelo fue fusilado por los bolcheviques de Lenin en 1919 y su padre fue arrestado durante las purgas de Stalin en 1937.

Llamó la atención sobre la historia de represión política de Rusia como motivo de su arte.

En 2017, persuadió a las autoridades locales para que erigieran un monumento a sus víctimas: una piedra extraída de las islas Solovetsky en el extremo norte de Rusia, el sitio del primer campo de prisioneros Gulag de la Unión Soviética.

"Este tema de la represión política y la naturaleza cerrada de este tema, el borrado de la memoria histórica, es lo mismo que está sucediendo con Ucrania", concluyó Ovchinnikov.

Escrito por Noticias Argentinas
NA - Buenos Aires, Argentina